BADEN-BADEN, Alemania. Sus aguas lo curan todo, dijo el célebre alquimista suizo Paracelso en el siglo XVI, marcando con su afirmación, tal vez sin saberlo, la vocación de un pueblo alemán que habría de convertirse en meca del bienestar en Europa gracias a las aguas termales que brotan de su tierra.

Son en total 12 fuentes esparcidas en la ciudad las que siguen calmando la sed de juventud de los más longevos, quienes suelen ignorar las advertencias sobre los altos índices de minerales que contienen y a diario llenan recipientes que alimentan el mito de sus poderes curativos. Se dice que estas aguas son capaces de aliviar el reumatismo y la gota.

Además de la búsqueda de lozanía que guía a millonarios de todo el planeta a Baden-Baden, algunas pasiones locales delatan la personalidad de una ciudad que parece concebida por sibaritas: el juego de azar, los spas y la buena cocina. Aficiones que perfilan la percha hedonista de un pueblo que disfruta como pocos algunos de los placeres más exquisitos que otorga la vida.

Entre juegos de azar y aguas termales

Baden Baden Alemania

Marlene Dietrich lo llamó el casino más bello del mundo y quizás estaba en lo cierto. Con más de 250 años de historia, el Kurhaus Baden-Baden semeja más a un palacio francés que a un recinto de juego, entre jarrones chinos que tienen cientos de años de antigüedad, columnas recubiertas con roble y oro de 20 quilates y tapices de damasco de seda procedentes de Lyon, Francia.

Uno de sus salones más concurridos está dedicado a Madame de Pompadour, amante del rey Luis XV, y posee una particularidad: permite la celebración de bodas una vez al mes. Si alguien quiere casarse en este salón, réplica de uno ubicado en el Palacio de Versalles, sólo debe preguntar la fecha asignada por el registro civil y proceder al enlace.

Al cruzar la calle que aloja al casino, después de dejar atrás un área de compras, un sauce llorón de 200 años anuncia el principio de la Alameda de Lichtentaler y también el lugar exacto donde se dice que el escritor estadounidense Mark Twain encontró inspiración para escribir algunas de sus obras.

Un paseo en esta avenida descubre centenares de árboles y conduce a algunos miradores que arrancan suspiros a las orillas del río Oos, sobre cuyo tenue caudal se levantan varios puentes que conectan a la alameda con el Centro Histórico de la ciudad.

Desde ahí, el camino al célebre spa Friedrichsbad, que lleva más de 140 años combinando la cultura termal de la época de los romanos con los baños de vapor propios de los irlandeses, se recorre en menos de 10 minutos, entre las subidas y bajadas empedradas del pueblo.

Al llegar hay que seguir un circuito de hidroterapia a través de 17 salas que alternan aguas termales a distintas temperaturas con salas de vapor y relajación. ?

El recorrido se completa en 2 horas y exige a los visitantes un requisito ineludible que es aceptado sin reclamos: permanecer en total desnudez durante la estancia en el recinto.

Despojada de ropa e inhibiciones, la afluencia mixta de este templo de bienestar sigue al pie de la letra las indicaciones escritas en cada sala para lograr no sólo la desintoxicación corporal, sino también la mental. Después, todos emergen a las calles de Baden-Baden ligeramente somnolientos, pero listos para seguir con la búsqueda de placeres.

Noche de Estrellas Michelin

Baden Baden Alemania

Marktplatz, la plaza del mercado, es el espacio principal de la ciudad antigua y está a espaldas del spa, donde se alojan unos cántaros monumentales creados por artistas contemporáneos.

Este espacio conduce a un jardín que permanece bajo llave resguardando algunas de las fuentes termales.

Este camino conduce a un lugar que no aparece en las guías tradicionales de turistas a pesar de ser uno de los escondites más románticos de la ciudad: el Rincón Baldreit, en cuyo patio se asoma un restaurante que sirve comida tradicional de la región, pero con influencias de la cercana Alsacia.

El mejor momento para visitarlo es al caer la tarde cuando los matices de la luz solar alborotan su encanto e invitan a disfrutar una copa de vino riesling o pinot noir, según sea el ánimo de probar un blanco o un tinto en este lugar recomendado por la guía Michelin.

Sin embargo, la cita para gozar una cena en toda la extensión de la palabra debe ser en Le Jardin de France, restaurante ubicado en el número 13 de la calle Lichtentaler Strasse, al mando del chef Stéphan Bernhard y con la cálida anfitriona de su esposa Sophie, gerente y sommelier del mismo.

Baden Baden Alemania

El establecimiento posee una estrella Michelin y se localiza en el interior de un pasadizo que conduce a un lugar con techo y fachada de cristal, desde donde se aprecia la belleza de los edificios cercanos. Aquí, la gula invita a probar el menú gourmet de la estación en compañía de una selección de vinos recomendados por la casa.

Afuera del restaurante, la cafetería más antigua de Baden-Baden, Café König, aguarda por quienes desean probar un poco más de la gastronomía local, sobre todo, de una rebanada del pastel Selva Negra, célebre por resumir la esencia dulce y oscura del entorno natural que abraza con su exuberante belleza a Baden-Baden.

Belleza que incluye además dos rosedales con cientos de variedades de rosas; 300 tipos de árboles distribuidos a lo largo de su señorial Alameda de Lichtentaler; una selva que desborda la imaginación de artistas nacionales y extranjeros y, por supuesto, 12 fuentes que mantienen más viva que nunca la leyenda de un pueblo donde la gente cura sus males al cobijo de sus aguas termales.

Destacados

Las farolas que se encuentran afuera del Casino fueron traídas de París y se encienden manualmente cuando empieza a anochecer, reuniendo en torno suyo a los viajeros

El destino recibe entre 80 y 100 congresos y convenciones al año

Más de 50 tipos de fuentes, entre naturales y artificiales, muestran distintas caídas de agua al caminar por la ciudad

¿Cómo llegar?

Desde la Ciudad de México, Lufthansa ofrece vuelos directos a destinos alemanes como Múnich y Frankfurt, desde los cuales se puede conectar por tren con la ciudad de Baden-Baden, ubicada en el estado de Baden-Wurtemberg, en trayectos aproximados de 4 y 2 horas de duración, respectivamente.

Hoteles

Brenners Park-Hotel & Spa

  • www.brenners.com
  • Schillerstr. 4/6, Baden-Baden, Alemania.
  • Tel: (00497221) 1869-030

Atlantic Parkhotel

  • www.atlantic-parkhotel.de
  • Goetheplatz 3, Baden-Baden, Alemania.
  • Tel: (00497221) 262-60

Restaurantes

Le Jardin de France

  • www.lejardindefrance.de
  • Lichtentaler Strasse 13, Baden-Baden, Alemania.
  • Tel: (00497221) 3007-860

Weinstube im Baldreit

  • Küferstraße 3, Baden-Baden, Alemania.
  • Tel: (00497221) 231-36

Operador

Iris Brandt

[email protected]

erp