París. La corte de Justicia de la República (CJR) de Francia consideró culpable de negligencia a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en un caso abierto por un arbitraje realizado cuando era ministra francesa de Economía (2007-2011).

El tribunal rechazó sin embargo condenarla a cumplir un año de reclusión y a pagar una multa de 15,000 euros (15,900 dólares), como corresponde a la condena por negligencia en Francia.

La Corte excepcional que la juzgó no aceptó la petición del procurador del caso que había pedido la absolución de Lagarde en el juicio, que comenzó el lunes pasado.

Lagarde estuvo presente en la vista judicial toda la semana pasada, pero no asistió a la lectura del veredicto.

Según su abogado, Patrick Maisonneuve, Lagarde se encuentra en Washington, ciudad sede del FMI, para cumplir con sus obligaciones . El abogado dijo que desconocía su reacción a la sentencia.

Expuso que su gabinete analizará si se dan las condiciones para presentar un recurso de anulación total del caso.

Vamos a examinar las condiciones de ese recurso, pero no es seguro porque no ha sido condenada a ninguna pena , agregó.

El lunes pasado, en la primera sesión del juicio, Lagarde había insistido en su inocencia.

Fui negligente, no , declaró Lagarde en su comparecencia ante la Corte de Justicia de la República, al inicio del juicio contra Lagarde acusada de presunta negligencia por haber encargado un arbitraje irregular en el caso abierto por una reventa de la empresa deportiva Adidas.

Lagarde admitió que tal vez fue engañada en el caso por el que el controvertido empresario francés Bernard Tapie recibió 403 millones de euros (423 millones de dólares) del Tesoro público francés.

Reacciones

Por separado, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, expresó su plena confianza y apoyo al liderazgo de Lagarde en el FMI. Espero continuar trabajando con ella , dijo en un breve comunicado.

En una breve aparición ante los medios, Lagarde agradeció el voto de confianza de la Junta que representa a los 180 países miembros, pero se inconformó con el desenlace a pesar de que no recibió sanción alguna.

Sin embargo llega el momento en que uno tiene que detenerse, dar vuelta a la página, y seguir adelante y continuar trabajando con quienes han confiado en mí , expuso.

Estoy muy feliz por no apelar esta decisión y en enfocar toda mi atención, todo mi tiempo y esfuerzos, toda mi energía como jefa del Fondo Monetario Internacional , añadió Lagarde.