Estambul. Médicos y socorristas sirios revelaron la mañana de este domingo que decenas de personas habrían muerto en un aparente ataque con armas químicas en un enclave sitiado cerca de Damasco cuando las fuerzas gubernamentales incrementaron su ofensiva para recuperar los últimos bastiones rebeldes cerca de la capital.

El ataque mató al menos a 40 personas en la ciudad de Douma el sábado por la noche, muchas de ellas terminaron por estrangularse echando espuma por la boca. El objetivo del ataque pareció forzar la retirada de los rebeldes de la línea dura en el distrito más estratégico de la zona.

Más de 500 personas “fueron llevadas a centros médicos locales con claros síntomas de que fueron atacados con agentes químicos”, dijo la Sociedad Médica Sirio-Estadounidense, un grupo sin fines de lucro con sede en Washington que respalda a las instalaciones de salud en el área. Las imágenes del área mostraron cuerpos esparcidos por el suelo en un refugio antiaéreo. Entre ellos se encontraba un joven muerto con espuma en la boca abrazando a su hijo con la intención de protegerlo.

Durante las últimas ocho semanas, el régimen sirio ha intensificado los ataques en la zona para derrotar al grupo rebelde Jaish al-Islam, que ha mantenido resistencia y control en la zona.

Después de más de seis años de la encarnizada guerra civil en Siria, el ejército de Assad ha sido acusado repetidamente de usar armas químicas en áreas densamente pobladas, una táctica que según los expertos tiene la intención de sembrar el terror y ablandar la moral.

Los medios estatales sirios yla cancillería rusa rechazaron las afirmaciones de que las tropas sirias fueron responsables de las muertes en Douma. Rusia es el aliado principal de Assad.

Las acusaciones son “sin fundamento” y están “diseñadas para proteger a los terroristas” que rechazan un acuerdo político, expresó la cancillería rusa.