La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer por la tarde una suspensión de un año al límite de deuda del Departamento del Tesoro, en una votación que forzó nuevamente a los republicanos a ceder el control a los demócratas, a raíz de un colapso en la búsqueda de apoyo a una propuesta anterior, formulada por los líderes del Partido Republicano.

En una estrecha votación, 221 a 201, 28 republicanos aprobaron junto a 193 demócratas una extensión limpia a la autorización de endeudamiento del gobierno federal una sin ataduras o condiciones enviando así la legislación al Senado, para una posible votación final al término de esta semana. Dos demócratas y 199 republicanos votaron que no.

La votación se produjo dos semanas antes de la fecha límite del 27 de febrero, establecida por el secretario del Tesoro, Jack Lew, y una vez más destacó la incapacidad de la dirigencia de la Cámara para unir a los republicanos detrás de un plan sobre el techo de la deuda. La reticencia natural es obvia , afirmó el representante republicano Peter Roskam, el principal látigo legislativo.

Grupos conservadores reaccionaron de forma negativa al plan de Boehner para llevar el proyecto a un voto limpio, con los portavoces de las principales organizaciones Acción de Patrimonio para América y el Club para el Crecimiento que urgieron a los miembros a votar no a incluir la votación de sus récords legislativos, que sirven como guías para su partidarios. Cuando nos enteramos de que la dirigencia de la Cámara programó un aumento limpio al techo de la deuda, pensamos que era una broma , comentó Barney Keller, un asesor del Club para el Crecimiento. Pero no lo es. Algo está muy mal con los líderes de la Cámara o con el Partido Republicano , abundó.

El Fondo Conservadores del Senado, un grupo que se identifica abiertamente como miembro del Tea Party, criticó a Boehner por su decisión a última hora, en un correo electrónico en el que exigió: Boehner debe ser reemplazado . La organización también lanzó una petición que buscó alentar a al menos 15 republicanos de la Cámara a negarse a apoyar a Boehner como presidente de la Cámara; un movimiento que lo privaría de una mayoría en el pleno.

Durante toda la tarde de ayer, los látigos republicanos se apresuraron a llegar a 18 votos , un movimiento que un asesor del liderazgo describió como el empuje para conseguir suficientes republicanos de la Cámara para apoyar una extensión limpia, para que el proyecto de ley pueda pasar con un apoyo mayoritariamente demócrata. Los líderes de la Cámara tuvieron muchas dificultades para lograr que los republicanos respaldaran un proyecto de ley que no es del agrado de los conservadores, con muchos miembros que afirmaron durante las reuniones con los látigos que no quieren soportar el dolor político asociado con el apoyo a una extensión limpia.

Boehner afirmó que los votos no eran para otra cosa sino para aprobar un proyecto de ley limpio. Cuando no se tienen 218 votos, no se tiene nada. Lo hemos visto antes y lo seguiremos viendo , aseguró.