Un apagón eléctrico dejó a oscuras el domingo por la noche a una extensa zona del centro y occidente de Cuba, incluida la ciudad de La Habana, debido a una "avería" en una línea de transmisión de alta tensión, informó la empresa estatal cubana Unión Eléctrica.

El apagón, que comenzó a las 20H08 locales (00H08 GMT del lunes), afectó a 10 de las 15 provincias cubanas, dijo la empresa. Seis de ellas quedaron completamente a oscuras, según explicaron residentes a la AFP: Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque, Matanzas y Cienfuegos.

"Se produjo una interrupción en una línea de transmisión de 220,000 voltios entre (las provincias de) Ciego de Avila y Santa Clara, ocasionando afectaciones al servicio eléctrico desde Camag#ey (en el este) hasta Pinar del Río (extremo oeste de la isla)", dijo la compañía de energía en un comunicado.

"La Unión Eléctrica investiga las causas que provocaron esta avería", añadió la empresa en la nota, publicado en la edición digital del lunes del semanario Trabajadores.

El suministro eléctrico comenzó a retornar en algunos barrios de la capital al cabo de tres horas, pero la falta de energía persistía en otras zonas.

En sectores de Cienfuegos (centro-sur de la isla), el suministro de energía retornó casi una hora después del apagón, según dijo el responsable de un hostal privado a la AFP.

"Tenemos luz (nuevamente), pero la tuvimos cortada casi una hora", explicó por teléfono.

En el noticiario de la medianoche (03H00 GMT) de la televisión cubana no hubo mención al corte del suministro eléctrico. Tampoco hubo mención en Radio Reloj, que transmite noticias ininterrumpidamente.

El apagón hizo que algunos cubanos recordaran los prolongados racionamientos eléctricos de la década de 1990, en la época más dura del "período especial", como se denomina oficialmente en la isla a la crisis económica que se desencadenó tras el fin de la ayuda soviética.

Inicialmente, muchos cubanos pensaron que el corte de energía afectaba exclusivamente a su barrio y no a una extensa zona del país, ya que sufrir apagones en el hogar es algo frecuente en Cuba.

El apagón no impidió que cientos de jóvenes se congregaran a charlar con amigos en el Malecón (costanera) de La Habana, como cada noche en la capital cubana, mientras en algunas avenidas principales de la capital se observaba una mayor presencia policial a la habitual.

Muchos habaneros salieron a las calles para intentar escapar del calor, debido a que el corte detuvo los ventiladores y equipos de aire acondicionado, en una noche de verano boreal en que la temperatura rozaba los 30 grados.

Buena parte de los diplomáticos y empresarios extranjeros que viven en La Habana tienen generadores eléctricos de emergencia en sus hogares, por lo que fueron los menos afectados por el apagón.

RDS