La alcaldía de Rio de Janeiro recogió este 1 de enero 768 de toneladas de basura después de la celebración de la fiesta de Año Nuevo, 400 de ellas en la popular playa de Copacabana, donde se concentró la mayor parte de los festejos.

Unos 3,800 barrenderos comenzaron a las 6:00 horas locales a limpiar la ciudad. Sólo en Copacabana trabajaron 1,300 obreros.

Según reportes de prensa, la cantidad de basura en Rio durante el 'Réveillon' (fiesta de Año Nuevo) aumentó 19% con respecto al año pasado. En la playa el aumento fue de 10 por ciento.

En 2012 se recogieron 645 toneladas de basura.

JSO