Kabul. Un atacante suicida atacó en Kabul un salón de un hotel en donde se llevaba a cabo una reunión, matando al menos 50 clérigos musulmanes que se habían reunido para conmemorar el aniversario del nacimiento del profeta Mahoma.

Entre las víctimas se encontraron delegados religiosos procedentes de varias partes de Afganistán, dijo el vocero del Ministerio del Interior, Najib Danesh. Expuso que la reunión fue convocada por el Consejo de Ulema de Afganistán, el cuerpo religioso más grande del país, y asistieron cientos de musulmanes sunitas. Más de 72 asistentes resultaron heridos, indicaron las autoridades.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, describió el ataque como “imperdonable y un claro acto de hostilidad contra la enseñanza del Islam”. La misión de las Naciones Unidas en Afganistán refirió que estaba indignada por el ataque.

Según los funcionarios del gobierno, el atentado fue llevado a cabo por un solo atacante, que se dirigió a un salón de banquetes ubicado en un primer piso de un hotel cercano al Ministerio del Interior.

Entre los 72 heridos, más de 20 se encontraban graves, apuntaron funcionarios del Ministerio de Salud. Existen algunos informes no oficiales sobre la muerte de varias figuras religiosas.

Ningún grupo se responsabilizó de inmediato por el ataque.

¿Estado Islámico?

El pasado junio, al menos 14 personas, incluidos siete clérigos, murieron en un ataque suicida en Kabul al finalizar una conferencia patrocinada por el Consejo de Ulema. Líderes religiosos de etnias sunitas y chiitas condenaron el ataque y la guerra contra el gobierno afgano, que es respaldado por Estados Unidos.

El Estado Islámico se responsabilizó del ataque, calificando la reunión como de “clérigos tiranos”.

Los afiliados del Estado Islámico han atacado repetidamente las mezquitas y los lugares de culto de los musulmanes chiitas afganos en los últimos años. El Estado Islámico, un grupo sunita radical, considera a los chiitas como herejes.