El Alcalde de Phoenix, Phil Gordon, el reverendo Al Sharpton y algunos líderes hispanos participaron este miércoles en una manifestación frente al Capitolio de Arizona en protesta por la nueva ley estatal contra los indocumentados.

Los organizadores del acto se reunieron en una iglesia cerca del centro de Phoenix y recorrerán luego 5 kilómetros hasta el Capitolio.

Por otro lado, otro concejo de Arizona decidió tomar medidas legales contra la ley de inmigración en ese estado.

Las autoridades de la ciudad de Flagstaff votaron de forma unánime la noche del martes en favor de impugnar la ley.

Horas antes, el concejo de Tucson votó para demandar a Arizona en un esfuerzo por anular la polémica legislación.

La ley estipula que la policía local y estatal interrogue a personas sobre su situación migratoria si hay motivos para sospechar que están ilegalmente en el país.

La resolución de Flagstaff dice que la ley es un mandato infundado para aplicar las responsabilidades del gobierno federal.

Concejo de Boston pide boicot a Arizona por polémica ley

El concejo municipal de Boston aprobó una resolución pidiéndole a la alcaldía que retire sus inversiones de Arizona como protesta por la ley que le permite a la policía de ese estado detener a gente que tenga apariencia de ser inmigrante sin papeles.

La medida, aprobada por aclamación el miércoles, pide a la municipalidad cancelar todo contrato o acuerdo de compra con Arizona y exhorta a los empleados municipales a evitar los viajes a ese estado.

Antes de la votación, algunos concejales dijeron haber recibido una lluvia de llamadas telefónicas de gente quejándose por la resolución, animadas por programas de radio derechistas.

La concejal Ayanna Pressley dijo que la resolución era necesaria porque lo que ocurre en un estado repercute en todo el país.

Washington, D C, Nueva York y Los Ángeles están considerando tomar medidas similares.

Un legislador de Illinois instó a los Medias Blancas de Chicago a sacar de Arizona su campo de entrenamiento primaveral.

El senador estatal Martín Sandoval explicó el miércoles que objeta la nueva ley de Arizona, que requiere a la policía local aplicar las leyes federales de inmigración por considerar que estimula la individuación racial.

Pérdidas millonarias

El sector turístico de Arizona registró ya pérdidas de entre 6 y 10 millones de dólares debido a la cancelación de reuniones y conferencias por parte de organizaciones que han decidido boicotear a esta entidad por la promulgación de la ley antiinmigrante.

Kristen Jarnagin, vocera de la Asociación de Hoteles y Moteles de Arizona, confirmó que hasta este martes unas 20 asociaciones o grupos habían cancelado reuniones y conferencias en Arizona desde la promulgación de la ley el pasado 23 de abril.