Donald Trump sigue confrontándose en Estados Unidos con cualquiera. El presidente de Estados Unidos prometió el pasado lunes 6 de febrero "programas fuertes" de control migratorio, mientras enfrenta una doble ofensiva judicial, política y el descontento popular contra su orden de prohibir la entrada a inmigrantes de países musulmanes, después de que el pasado viernes 3 de febrero encontrara una férrea oposición contra una medida que había tomado el joven gobierno de Trump unos días antes.

NOTICIA: Irán no le teme a Trump: ayatolá Khamenei

En un decreto presidencial firmado el 27 de enero, el mandatario ordenó suspender, por 120 días, el ingreso de refugiados (para los provenientes de Siria el plazo es indefinido), y por 90 días para ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, países de mayoría musulmana.

Inmediatamente, la medida provocó protestas en varias ciudades a lo largo del país y se extendieron al exterior. Los críticos de esta medida incluso advierten que dicha orden podría perjudicar la cooperación antiterrorista, al promover la propaganda del Estado Islámico.

NOTICIA: Presentan argumentos contra restricciones migratorias

El viernes 3 de febrero pasado un juez federal de Seattle, en el estado de Washington, suspendió la implementación del decreto, una decisión que fue mantenida al día siguiente por el tribunal federal de apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco. Esta respuesta a los mandatos de Trump, reabrió las puertas de Estados Unidos a los refugiados y los ciudadanos de los siete países.

Esta respuesta judicial desencadenó una batalla legal que tendrá que zanjar la aún joven administración Trump.

El gobierno de Trump decidió contraatacar y presentó el lunes 6 de febrero una defensa del decreto. El documento, de 15 páginas, defiende categóricamente que la firma de decretos presidenciales constituye un "ejercicio legal" de la autoridad ejecutiva.

Esta orden desató la oposición de las principales compañías tecnológicas. Casi un centenar de empresas entre las que se incluyen algunos gigantes de Silicon Valley como Apple, Facebook, Google, Microsoft y Twitter, reclamaron con un documento legal ante el tribunal de apelaciones en San Francisco en respaldo a la demanda en curso contra el decreto de Trump.

NOTICIA: Tecnológicas rechazan viaje al pasado con Trump

La opinión pública también se opone al decreto de Trump, dos nuevos sondeos revelaron que una leve mayoría de los estadounidenses se opone a la prohibición migratoria: el 53% de los estadounidenses, según la encuesta de CNN, y 51%, según CBS, rechaza la prohibición migratoria. Trump desestimó por completo los resultados de esas consultas con un tuit: "Todos los sondeos negativos son noticias falsas, tal como los sondeos electorales de CNN, ABC y NBC".

1. Los jóvenes en EU no ven a los refugiados como una gran amenaza para su país

Una encuesta realizada a principios de enero por el Centro de Investigaciones Pew reveló que para 23% los jóvenes de entre 18 y 34 años los refugiados provenientes de Siria y de Iraq no representan amenaza alguna para la seguridad nacional. El 44% dijo que son una amenaza mínima y el 31% cree que sí son una amenaza mayúscula. En ese sentido todos los entrevistados, de cualquier grupo de edad consideran que hay amenazas más grandes como por ejemplo, el Estado Islámico (79%), los ataques cibernéticos provenientes de otros países (71%) y el programa nuclear de Corea del Norte (64%). Dentro de los jóvenes en general, los que se identifican con el Partido Republicano, el 45% cree que los refugiados son una amenaza. Sólo el 21% de los demócratas se sienten amenazados por los refugiados.

2. El total de refugiados que han llegado a EU ha fluctuado junto con los eventos mundiales

Entre 1990 y 1995, un promedio de alrededor de 112,000 refugiados llegaron a los Estados Unidos cada año, muchos procedentes de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Sin embargo, las admisiones de refugiados cayeron a menos de 27,000 en 2002 después de los atentados terroristas de 2001, según datos de Pew. Este número ha aumentado desde entonces.

3. El 2016 fue el año de la administración de Obama en el que se admitieron la mayor cantidad de refugiados

En ese año, Estados Unidos admitió 84,995 refugiados, aunque las admisiones de refugiados disminuirán drásticamente bajo la propuesta de Trump, los Estados Unidos habían estado en el camino para alcanzar la meta del gobierno de Obama de admitir a 110,000 refugiados en el año fiscal 2017, que habría sido el número más alto desde 1994, según Pew. Cerca de 39,000 refugiados musulmanes ingresaron a los Estados Unidos en el 2016, el número más alto registrado, según un Centro de Investigación Pew. Los musulmanes constituyeron casi la mitad (46%) de las admisiones de refugiados, una proporción mayor que la de los cristianos, que representaban el 44% de los refugiados admitidos.

4. Los estados que recibieron a los refugiados

Según el departamento de procesamiento de refugiados de Estados Unidos con datos de noviembre, los estados que más recibieron refugiados fueron, California, Texas y New York. Estos estados asilaron a casi una cuarta parte de todos los refugiados en el 2016, y juntos Albergan a 20,738 refugiados. Otros estados que recibieron al menos 3,000 refugiados incluyeron Michigan, Ohio, Arizona, Carolina del Norte, Washington, Pensilvania e Illinois. Por el contrario, Arkansas, el Distrito de Columbia y Wyoming reasentaron a menos de 10 refugiados.

5. La mayoría de los estadounidenses no odian a los musulmanes ni al Islam

Una encuestas realizada por la Universidad de Maryland encontró que el 53% de los encuestados expresó una opinión favorable en noviembre del 2015; un año más tarde, la opinión favorable había subido al 70 por ciento. El 37% expresó una actitud favorable a Islam en noviembre del 2015; un año después que había subido al 49%, datos que no se veían desde antes de los atentados del 11 de septiembre del 2001.

rarl