Tener un mal compañero de cuarto o departamento, puede repercutir en su bolsillo, ya que si su rommie se atrasa o no paga la parte proporcional de la renta le generará muchos problemas, señaló la plataforma financiera Kueski.

Advirtió que un atraso o simplemente no cumplir con el monto en tiempo y fecha trae repercusiones no solamente al interior de la vivienda, sino también con el arrendatario, quien en una situación extrema podría solicitar la vivienda; además de las fricciones internas entre los integrantes del hogar.

En su blog, la plataforma indicó que lo mejor es firmar un contrato interno con los inquilinos de la casa en el que se estipule las obligaciones y derechos de cada inquilino, en donde se especifique lo relacionado a los pagos de los servicios, así como del alquiler de la vivienda.

Aunque parezca incómodo o extraño, contar con ese tipo de documentos permitirá, además de dividir los gastos, establecer las políticas para visitas y otras reglas de la casa, y también información sobre los quehaceres del hogar.

“Problemas como quién saca la basura o de quién es el turno de lavar los platos no constituyen faltas de tipo legal a diferencia del pago de la renta; todo esto ayudará a que el panorama siempre esté claro entre las partes y la convivencia pueda ser más armoniosa”, aseguró la plataforma en su página de Internet.

Kueski indicó que otra manera de establecer las reglas al interior de la vivienda es utilizar diferentes aplicaciones o herramientas tecnológicas que se pueden utilizar para mantenerse en contacto tanto con el arrendador como con los roomies, así como para hacer más sencilla la parte en que se dividen los gastos.

Destacó que lo mejor es sacar ventaja de estas aplicaciones tecnológicas, investigar alternativas para hacer procesos un poco más sencillos y en conjunto con todos los integrantes de la casa acuerden su propia forma de lidiar con estos aspectos para que no sean tan engorrosos.

finanzas.personales@eleconomista.mx