Existen diversos factores por los que las personas pueden dejar sus viviendas o terrenos desocupados por largo tiempo, entre los principales motivos destacan el cambio a una nueva vivienda, los procesos de rotación al cambiar sus ocupantes de hogar, su compra como inversión o juicios sucesorios que, ya sea por falta de testamento o por los problemas entre los propietarios, no han concluido.

Sea cual sea la razón, dejar desocupada una vivienda o terreno por un periodo considerable supone siempre un riesgo, ya que incentiva prácticas de paracaidismo y fraudes inmobiliarios por parte de personas que sólo buscan cómo aprovecharse de las situaciones débiles de los dueños de algún inmueble.

El Colegio Nacional del Notariado Mexicano explicó que el paracaidismo sucede cuando una persona ocupa un edificio, casa o terreno vacío sin la autorización del propietario. Esta mala práctica ha sucedido mucho en las grandes ciudades, donde familias y grupos enteros se apropian de inmuebles ajenos.

Lo anterior constituye un fuerte problema social pues afecta la plusvalía de la propiedad y genera cinturones de miseria y corrupción , afirmó la institución.

La invasión de propiedad es un delito que se llama despojo y es sancionado con la cárcel, por lo que usted puede acudir con las autoridades para denunciar este delito; sin embargo, la recuperación de la propiedad supondrá llevar a cabo un juicio que puede ser tardado, además de costoso pues deberá pagar los honorarios de un abogado.

Existen muchas modalidades de fraudes inmobiliarios, desde la venta múltiple de un inmueble hasta la transmisión de dominio por suplantación de identidad, en el que una persona vende un inmueble con documentos falsos.

El Colegio Nacional del Notariado Mexicano destacó que desgraciadamente los fraudes inmobiliarios se han vuelto comunes por la depuración de las técnicas de los propios defraudadores y la existencia de tecnologías que, mal utilizadas, pueden ser puestas al servicio de los criminales que se dedican a este tipo de delitos.

Es importante enfatizar que el principal escudo que puede tener para evitar que alguien lo despoje de su patrimonio es tener en regularización los documentos de su propiedad; acción que pocas personas consideran y realizan.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Intercensal 2015 realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país 67.7% de las viviendas son propias.

Entre las anteriores, 31.3% no cuenta con escrituras a nombre de quien habita en éstas, ya sea porque la vivienda está a nombre de alguien que no reside en ella (17.1%) o porque no ha sido escriturada o sus propietarios desconocen si existe una escritura (14.2 por ciento).

No escriturar es riesgoso puesto que los contratos privados o poderes no son soluciones reales , comentó Héctor Galeano Inclán, presidente del colegio.

Concluyó que la escrituración de un inmueble es la única forma en la que tendrá la certeza jurídica de la propiedad ante terceros, incluyendo los paracaidistas que se quieran adueñar de su inmueble.

Para evitar estafas de esta naturaleza resulta fundamental que todos los que intervienen en el proceso de compraventa de un inmueble compradores, vendedores, intermediarios, autoridades y notarios trabajen en equipo para desenmascarar las trampas de estas personas. Mientras más medidas se tomen para evitar los fraudes, todos podemos estar más tranquilos.

Nadie valora su patrimonio tanto como usted mismo, pero la ayuda de un notario es verdaderamente útil. Un notario puede ser buen aliado para proteger su inmueble, acuda a él para obtener información de cómo tener protegido su patrimonio en todo momento.

Adquiera certeza desde su primer día como propietario

De acuerdo con el Colegio Nacional del Notariado Mexicano, lo primero que debe hacer para regularizar su bien es revisar su situación actual.

Para hacerlo, deberá buscar a un notario con toda la información que tenga sobre la vivienda: ¿Existen escrituras de esa propiedad? ¿A nombre de quién están? ¿Heredó la casa o departamento y no realizó el trámite o juicio sucesorio? ¿Existe testamento? ¿Firmó un contrato privado o un poder al adquirir la vivienda? ¿Sigue en contacto con la persona con la que firmó el contrato privado o el poder?

Los pasos a seguir, el tiempo y los costos para regularizar su propiedad dependerán de cada caso; en muchos de ellos deberá iniciarse un juicio para el otorgamiento y firma de escritura o un juicio sucesorio para probar la propiedad.

Tome en cuenta que para evitar éstos o más engorrosos trámites es recomendable siempre escriturar al adquirir la vivienda.

[email protected]