A partir de la entrada en vigor de las nuevas reglas que regulan la actuación de los Despachos de Cobranza, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), habilitó en su portal de Internet el Registro de Despachos de Cobranza (Redeco), en el cual se puede consultar los despachos con los que trabajan las entidades financieras, presentar quejas en contra de aquéllos que incumplan las nuevas reglas y darles seguimiento.

El Redeco es un sistema electrónico por medio del cual usted puede conocer la información relativa a los Despachos de Cobranza en los cuales las entidades financieras se apoyan para realizar la gestión del cobro de sus créditos, préstamos o financiamientos.

En dicho sistema puede informarse sobre la denominación o razón social del despacho de cobranza, el nombre de las personas encargadas de realizar dichas gestiones y de sus socios, el domicilio y teléfonos utilizados para realizar los trámites, así como su correo electrónico, entre otros datos.

Asimismo, informó la Condusef, a través del Redeco puede presentar su queja en contra de aquellos despachos de cobranza que incumplan con las nuevas reglas que regulan su actuación. Cabe señalar que en estos casos el organismo sancionará a las instituciones financieras que los tienen contratados para realizar su gestión.

Además de presentar quejas, también podrá recibir la respuesta por el mismo medio e incluso darle seguimiento a su inconformidad.

Sólo debe ingresar a la página de Condusef: www.condusef.gob.mx y dar click en el logo que dice Redeco, en donde se desplegará la información respectiva del esquema.

Posteriormente tendrá que llenar un formulario en donde incorporará datos de la queja como, sector financiero, entidad financiera, tipo de producto, por quién fue realizada la cobranza, medio por el que se realizó la cobranza, razón por la cual se está quejando, entre otros aspectos.

La Condusef recordó las nuevas reglas que deben regir la actuación de los despachos de cobranza para realizar su función:

  • Identificarse plenamente.
  • Dirigirse al deudor de manera respetuosa.
  • Comunicarse o presentarse sólo entre las siete de la mañana y hasta las 22 horas.
  • Documentar por escrito con el deudor, obligado solidario o aval, el acuerdo de pago.
  • Utilizar números de teléfono que aparezcan y que posibiliten su identificación por parte del deudor.
  • No utilizar nombres o denominaciones que se asemejen a las de instituciones públicas.
  • No amenazar, ofender o intimidar al deudor, sus familiares, compañeros de trabajo o cualquier otra persona que no tenga relación con la deuda.
  • No realizar gestiones de cobro a terceros, incluidas las referencias personales y beneficiarios, con excepción de deudores solidarios o avales.
  • No enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales, o se ostente como representante de algún órgano jurisdiccional o autoridad.
  • No establecer registros especiales, distintos a los ya existentes, listas negras, cartelones, o anuncios, que hagan del conocimiento del público la negativa de pago de los deudores.
  • No recibir por cualquier medio y de manera directa el pago del adeudo.
  • No realizar las gestiones de cobro, negociación o reestructuración con menores de edad o adultos mayores, salvo que en el último supuesto se trate de los deudores.
  • No realizar gestiones de cobro, negociación o reestructuración, de los créditos, préstamos o financiamientos, en un domicilio, teléfono o correo electrónico distinto al proporcionado por la entidad financiera o el deudor, obligado solidario o aval.

mfh