Ir a un centro comercial o tienda departamental durante el Buen Fin puede resultar un duro golpe financiero si no tenemos claro lo que deseamos comprar. Por ello, muchas personas optan por fijarse un objetivo, como adelantar las compras navideñas en estas fechas.

Sin embargo, si conviene o no adquirir los regalos desde ahora, depende del tipo de productos y el beneficio que busque, por lo que valdría la pena preguntarse: ¿desea pagar más fácil o más barato?

En ambas fechas hay un poco de ambos beneficios, establecimientos que sí bajan de precio y anuncian sus ofertas con anticipación, y otros que dan preferencia a quienes pagan con tarjeta de crédito, aunque la oferta y demanda en ambos es distinto , comenta al respecto Andrea Trujillo, académica del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Buen Fin: aprovechar los meses, sin abusar

A pesar de que sí hay descuentos, los expertos advierten que el Buen Fin otorga una mayor cantidad de facilidades de pago con tarjeta de crédito, por lo que su plástico puede ser un arma de doble filo si lo utiliza precipitadamente.

Los productos y servicios más caros son los que tienen más facilidades de pago en estas fechas, aunque la gente valoraría una diferencia de precio en el caso de productos duraderos, pues los aprovecharía más , comenta Trujillo.

Al respecto, Joan Lanzagorta, especialista en finanzas personales, concuerda en que en el Buen Fin abundan las facilidades de pago a meses sin intereses; sin embargo, advierte, en ocasiones los pazos son demasiado largos. En una venta nocturna hay ofertas a 12 y 15 meses, pero en el Buen Fin se encuentran productos a 18, 24 e incluso 30 meses. Esto implica que en las dos siguientes ediciones del Buen Fin seguirá pagando lo de ahora , advierte.

Aunque pueda ser fácil dejarse llevar por los meses sin intereses, los especialistas recomiendan que piense este tipo de compras en función del tiempo que va a durar el pago de su deuda, y que si acudirá a los pagos mensuales procure que sean de 12 como máximo, para no perder liquidez durante mucho tiempo.

Muchos dicen: ‘Bueno, es que es a meses sin intereses’; no obstante, comprometen su flujo de efectivo durante un periodo considerable ya que tienen que pagar esa cantidad durante varios meses, por lo que no pueden usar su dinero para adquisiciones que generen valor o ante emergencias (...) Si es una oportunidad para cambiar un bien de consumo duradero como una lavadora o productos similares, y no tiene otra manera de adquirirlo, puede ser bueno, mientras no sea en pagos chiquitos , añade Lanzagorta.

Para la gente que planea, comenta Trujillo, es recomendable realizar la compra sólo si ve un descuento que de verdad le convenza. Aunque lo ideal sería planear la compra con antelación para darle un seguimiento a los precios (dado que la Profeco ha detectado alzas de hasta 30% en algunos productos de manera reciente), si dará el tarjetazo procure liquidar la deuda en un corto periodo.

Ropa y calzado, en navidad y sin tarjeta

Mientras en el Buen Fin las facilidades de pago están al por mayor, en Navidad la tendencia cambia, dado que la demanda de los productos ya es alta, detalla la académica del ITESM.

Generalmente la gente compra en Navidad y las empresas diseñan una estrategia en la que algunos productos sí tienen precios muy bajos, pero esto se convierte en un gancho para que la gente vaya a la tienda y el resto está a precios normales; no es como el Buen Fin, donde se supone que todo tiene ventajas en la compra , añade.

Sin embargo, la especialista comenta que ante algunas ofertas, sobre todo en ropa y calzado que son parte de los regalos más comunes para la festividad las ofertas aunadas a la liquidez de la gente que ya recibe un aguinaldo las lleva a gastar porque pueden hacerlo.

En este sentido, Lanzagorta recomendó preferir los descuentos sobre meses sin intereses en objetos de uso cotidiano como ropa y calzado, y prescindir por completo de usar su plástico. Si de plano necesita pagar de esa manera, no saque algo a más de tres meses. Son cosas comunes, que se desgastan relativamente rápido y que podrían a llegar a durar menos que la deuda , añadió.

¿Pagar más fácil ?o más barato?

Hacer las compras navideñas desde ahora puede parecer una buena estrategia; sin embargo, todo dependerá de qué productos compre:

  • En estos días, los meses sin intereses son la carta de bienvenida en los establecimientos. Por ello, procure que sea por productos duraderos.
  • Si tuvo algún flechazo instantáneo con una prenda de vestir o unos zapatos y sólo puede costearlos a meses, como último recurso procure que no sean a más de tres.
  • Si dará el tarjetazo en estas fechas, procure que sea a un máximo de 12 meses. ¿O preferiría seguir pagando las compras de este año en el Buen Fin del 2017?
  • Si desea adquirir ropa y calzado para usted, quizá prefiera esperar hasta después de Navidad, ya que durante enero existen grandes ofertas.
  • Para objetos de uso cotidiano como ropa y calzado, los mayores descuentos se presentan en Navidad e incluso después, aunque con menor inventario.

juan.tolentino@eleconomista.mx