El éxito es una palabra que tiene muchas definiciones. Una de las más socorridas tiene que ver con una imagen, con un estereotipo. Se piensa que la persona exitosa es aquella que lo tiene todo: belleza, un cuerpo envidiable, un estilo de vida sofisticado, lleno de viajes, casas y automóviles de lujo.

Las técnicas de mercadotecnia utilizan esa imagen tanto en hombres como en mujeres para vendernos productos de forma aspiracional. Las personas de éxito utilizan esta tarjeta de crédito . Las personas sofisticadas toman esta bebida . Este automóvil es sinónimo de la elegancia a la cual sólo unos pocos pueden aspirar .

Muchas personas confunden éxito con dinero, lo cual a su vez tiene varias aristas. Algunas de ellas intentan acumular muchas cosas, gran parte de éstas inservibles. Otras simplemente ver crecer su cartera, o su cuenta bancaria. ¿Tiene esto sentido?

Una vez una lectora me dijo que ella prefería que su marido administrara el dinero, para que ella se pudiera dedicar a lo que les toca: generar sentido a la vida. Agregó que cuando se tiene mucho que administrar se pierde sentido a los detalles y se deja de vivir feliz.

Si esto les funciona está bien. El dinero no da la felicidad, es cierto, pero también juega un papel en nuestra vida e ignorarlo, como si no fuera importante, no es lo correcto. Simplemente pensemos que no tenemos ni siquiera para darle de comer a nuestros hijos; ¿qué sentimiento nos produciría esta sensación de carencia incluso de lo más esencial? A la mayoría de la gente, una enorme angustia, una preocupación constante, lo cual nos impide vivir con plenitud.

Lo importante es darle al dinero el justo papel en nuestra vida. No ignorarlo pero tampoco perseguirlo como un fin, error que mucha gente comete. Es simplemente un medio que nos permite alcanzar las cosas que son importantes para nosotros

Por ello, quienes sólo piensan en el dinero pierden de vista el verdadero valor de la vida. Quienes lo desprecian, también.

Ahora bien, ¿qué es el éxito? ¿Tener mucho dinero? ¿Un estilo de vida que los demás envidien? No lo creo. El éxito tiene una definición, desde mi punto de vista, sumamente personal. Es distinto para cada quién. Para mí, alcanzar el éxito significa lograr aquello que es verdaderamente importante, tener cubiertas mis prioridades y vivir en congruencia con mis valores. Alcanzar esos sueños pero no los aleatorios, sino los verdaderos, los que agregan valor, los que me emocionan, los que me llenan.

Existen en el mundo una gran cantidad de terribles historias de cómo el dinero, por sí mismo, no nos hace felices. Al contrario, muchas veces cubre vacíos y enormes carencias emocionales. Por ejemplo: boxeadores que acaban en la miseria después de haber ganado varios millones de dólares en cada pelea, de artistas que se refugian y mueren a consecuencia de las drogas, o de políticos que no pudieron disfrutar, desde la cárcel, las enormes riquezas que obtuvieron realizando operaciones fuera de la ley.

Todas ellas nos demuestran que, a pesar de ser un elemento fundamental que nos permite satisfacer algunas de nuestras necesidades básicas (como el vestido o la alimentación), el dinero no debe serlo todo en nuestras vidas. Como mencioné, debemos aprender a darle su justa dimensión, de acuerdo con nuestra propia escala de valores.

Tener éxito en la vida puede significar, para otras personas, tener la oportunidad de satisfacer todas nuestras necesidades personales, sean o no financieras, de acuerdo con nuestras posibilidades reales. Significa poder alimentarnos, vestirnos y tener un hogar a donde llegar todas las noches. Recibir atención médica en caso necesario. Reír y divertirnos junto con nuestros amigos. Amar y ser amado desinteresadamente. Tener un buen empleo. Obtener el reconocimiento propio y el de los demás.

Por eso es tan importante tener claras nuestras prioridades, saber lo que de verdad es importante para nosotros y queremos lograr en la vida. La mayoría de la gente, tristemente, no las conoce. Esa es la principal causa por la cual muchas personas no ahorran, adquieren deudas, como si acumular cosas materiales diera sentido a su vida.

Son pocos los que saben valorar lo que tienen y lo que han podido lograr, los que cuidan sus cosas, los que se preocupan por su futuro y por el bienestar real de sí mismos y de su familia. Son ellos los que saben que tener éxito no depende de los bienes que tengan o del dinero que ganen, sino de cómo los aprovechan para satisfacer sus necesidades.

Cuando reflexiono acerca de esto me gusta recordar un proverbio chino que dice: La felicidad no consiste en hacer lo que nos gusta, sino en que nos guste lo que hacemos . En otras palabras, la felicidad es una actitud ante la vida, es la forma como la enfrentamos. El éxito también.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas