Tener un crédito hipotecario es un compromiso importante y de largo plazo, por lo que para aminorar el peso de este tipo de préstamos en las finanzas familiares es recomendable hacer una planeación robusta, pensando en todo tipo de escenarios.

Para ello, es necesario pensar en la administración financiera ideal para ser candidato a una hipoteca, cómo evitar que los pagos le sean pesados y prever escenarios adversos durante la vida del crédito.

En el primer rubro, hay que destacar que las entidades financieras, ya sean bancos o sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), tienen muy definido qué tipo de cliente quieren cuando se trata de un financiamiento hipotecario.

A decir de Jorge Valle Aguilar, director comercial de SOC Asesores Hipotecarios, el perfil ideal de un potencial acreditado para una vivienda es el de personas con una actividad económica dentro de la formalidad, que tienen ingresos de manera recurrente y con un buen perfil crediticio.

Con esta premisa coincidió Laura Zúñiga Feria, coordinadora de la licenciatura en Finanzas y Contaduría Pública de la Universidad Anáhuac, dado que lo más importante para una institución bancaria o una sofom es garantizar que la persona a la que le va a realizar el préstamo le va a pagar.

Estos créditos son generalmente de mediano o lago plazo, entonces el perfil ideal debería empezar por garantizar que la persona tenga un flujo de ingresos al menos durante el plazo de vida de crédito , refirió.

Para que un banco o sofom le otorgue un crédito hipotecario con tranquilidad, hay dos rubros fundamentales que debe cuidar: su historial crediticio y el enganche.

El primer rubro es crucial. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, en 34.5% de los casos en que a los mexicanos se les negó un crédito fue por problemas con el historial crediticio, mientras que una proporción de 13.2% se vio impedida de tener un préstamo debido a que carecían de un historial crediticio.

Carecer de un historial crediticio impide que el banco pueda medir el riesgo (de prestarle). Se recomienda que tenga historial y, para ello, que mantenga un nivel de endeudamiento sano , exhortó Jorge Valle Aguilar.

Si le asusta escuchar deudas e hipoteca en una misma oración, tenga en cuenta que es necesario si quiere optar por un financiamiento de vivienda.

Se trata de que sepa administrar sus deudas financieramente, porque lo que sí está comprobado es que una persona que paga sus deudas siempre las va a tratar de pagar; incluso pensaría que una persona que no tiene deudas seria un perfil más peligroso para la institución de crédito porque hace falta historial de crédito , agregó por su parte Laura Zúñiga Feria.

En cuanto al enganche, la recomendación más obvia es que entre más pueda adelantar, mejor, pero para calcular el monto ideal mínimo de un enganche hay dos maneras fundamentales.

La primera, según Jorge Valle Aguilar, es un enganche equivalente a 20% del valor del inmueble, lo cual, no obstante, dependerá de la actividad económica del acreditado. Para lograr este enganche podría incluso utilizar el saldo de la subcuenta de vivienda del Infonavit , ejemplificó el especialista.

Por su parte, Laura Zúñiga Feria recomendó utilizar simuladores de crédito hipotecario, como el que ofrece la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, ya que le permite conocer cómo el enganche que puede dar afectaría a sus mensualidades posteriores.

Asimismo, los especialistas coincidieron que sus deudas, tomando en cuenta la hipoteca y otros préstamos como la tarjeta de crédito, no pueden rebasar 40% de sus ingresos mensuales, como máximo.

Algunas fuentes, lo que aconsejan, es que lo que se va a pagar por el crédito hipotecario siempre sea menor al doble del ingreso anual; es decir, esa cuota que se pague anualmente por el crédito hipotecario, a lo mucho sea la mitad de su ingreso anual , sugirió por su parte la académica de la Universidad Anáhuac.

Piense en otros gastos ?y prevenga

Si ya cuenta con un historial crediticio perfecto y un enganche, antes de aventurarse de lleno al pago de una hipoteca, hay que considerar otros gastos.

A decir del especialista de SOC Asesores Hipotecarios, hay tres gastos que debe considerar, además del enganche: la comisión por apertura, que oscila en alrededor de 1% de la línea de crédito; un costo de avalúo, que variará en función del valor de la vivienda y que, comúnmente, oscila entre 2,500 y 10,000 pesos, y los gastos notariales que implican el pago de impuestos, derechos de registro y de adquisición, los cuales dependerán del estado de la República en que se encuentre y que pueden oscilar entre 3 y 10% del valor de la vivienda, aproximadamente.

Además de contemplar estos gastos, es importante tener en cuenta el rubro de previsión, que en el caso de un crédito hipotecario se traduce en contar con un seguro de desempleo, el cual cubre usualmente tres mensualidades del préstamo en caso de que se halle desempleado durante la vida del financiamiento, y que se incluye en la mayoría de los préstamos.

No obstante, matizó Jorge Valle Aguilar, si usted como consumidor quiere buscar un seguro de desempleo (por separado), en México no existe como tal una gama amplia de productos; cuando se encuentran se vuelven un producto caro, entonces recomendaría tener un recurso ahorrado en la medida de lo posible que le permita hacer frente a esos casos .

Aunque no siempre es posible, es preferible que tenga un ahorro equivalente, al menos, a tres mensualidades de su hipoteca, en caso de que deba afrontar una situación de desempleo y su seguro no sea suficiente.

juan.tolentino@eleconomista.mx