Los avances tecnológicos han traído muchos beneficios en el sector financiero que van desde no portar efectivo hasta realizar movimientos sin la necesidad de salir de nuestras casas; no obstante, los delincuentes no se quedan atrás y hacen lo que sea para conseguir sus datos financieros y aprovecharse de ellos.

Muestra de lo anterior es que, durante el año pasado, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) registró 8.7 millones de reclamaciones en el sector bancario, de los cuales 75% fue originado por un posible fraude, es decir, 6.5 millones.

Según datos de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, cuatro de cada 10 mexicanos disponen de al menos una tarjeta de crédito, las cuales también se benefician de estos avances tecnológicos, uno de ellos son los pagos sin contacto.

Las tarjetas sin contacto (contactless) son menos vulnerables al fraude por falsificación respecto a los plásticos con banda magnética, refirieren los expertos, pues cuentan con chips que son imposibles de manipular o clonar. Además, cuentan con una tecnología que solamente permite que puntos de venta genuinos interactúen con ellas, por lo que resultan muy seguras.

Por su parte, Kaspersky Lab, firma de seguridad informática, indicó que cada sistema de pago tiene sus propios estándares llamados Visa payWave, Mastercard PayPass y American Express ExpressPay; sin embargo, todos emplean el mismo enfoque y la misma tecnología.

Es decir, este tipo de plásticos operan con comunicación de campo cercano (NFC, por sus siglas en inglés). Una tarjeta tiene un chip y una antena integrada que responden a la solicitud de la terminal, utilizando 13.56 mhz de frecuencia.

“A diferencia de las tarjetas bancarias tradicionales, las contactless usan un microprocesador inteligente, el cual no sólo asegura la identidad del tarjetahabiente, sino también el cómputo de cifrado para proteger la comunicación con la terminal de punto de venta y la red de procesamiento”, explicó la Condusef.

Estos pagos no sólo se pueden realizar con una tarjeta como la ya mencionada, también existen plataformas llamadas e-wallets, las cuales permiten guardar una o varias tarjetas bancarias en un solo lugar sin la necesidad de llevarlas a todos lados.

Con estas aplicaciones, que puede ocupar desde su smartphone, podrá consultar los movimientos de todas sus tarjetas, activar y bloquearlas, consultar el saldo, cargar y descargar sus tarjetas prepago. Asimismo, puede consultar PIN y el código CVV.

Es preciso recordar que no todos los celulares inteligentes pueden realizar esta acción ya que al igual que las tarjetas deben contar con la tecnología NFC.

Asimismo, refirió que, en nuestro país, instituciones como Citibanamex, BBVA Bancomer, Banorte, y Santander ofrecen este tipo de producto.

Por otro lado, empresas de tecnología como Apple y Samsung han desarrollado sus propias billeteras digitales, las cuales son compatibles con algunos instituciones financieras del mercado nacional.

Tanto la firma de seguridad como la Condusef refirieron que el alcance de esta transmisión es de aproximadamente 4 centímetros, por lo que el lector debe posicionarse a una distancia corta de la tarjeta o dispositivo, lo que se traduce a que difícilmente alguien podría acercase a cometer un fraude.

La Condusef explicó que las transacciones con este tipo de producto se pueden hacer sin la necesidad de un código PIN; usualmente se piensa que cualquier persona podría gastar grandes cantidades de dinero realizando varias compras pequeñas.

No obstante, eso es así, dado que el número de transacciones consecutivas que se pueden realizar con una tarjeta de este tipo es limitado, ya que, después de un cierto número de movimiento, se requiere un reinicio de chip y PIN o la tarjeta dejará de funcionar automáticamente en modo sin contacto.

Evitan riesgos de robo y el manejo de efectivo

Por su parte, Sergio García Quintana, presidente de la Comisión de Finanzas y Sistema Financiero del Colegio de Contadores Públicos de México, explicó que este tipo de tecnologías hacen que las personas manejen menos efectivo.

El experto especificó que los usuarios están ahorrando tiempo en transacciones y evitando el riesgo de cargar sus recursos físicamente y estar expuestos a un asalto.

Asimismo, recomendó que ya sea para contratar este producto o cualquier otra herramienta financiera es necesario que las personas realicen un análisis de sus necesidades y comparar correctamente.

“Tienen que comparar la seguridad, confianza y credibilidad que tengan estas instituciones y este tipo de transacciones sin contacto, entonces, en la medida en que se tenga confianza, esto va generar un incremento en el uso de estas operaciones”, dijo.

Explicó que, si los bancos brindan garantías sobre sus sistemas de pagos electrónicos y servicios financieros como los ya mencionados, los usuarios iremos adoptando este tipo de tecnología.

“Las tarjetas se están volviendo un sustituto del efectivo, yo diría que muchos de los jóvenes actualmente no traen muchos billetes, sino que traen su tarjeta con la que se sienten seguros y respaldados al hacer una compra (...) evidentemente esto facilita las cosas. En la medida en que esto se generalice, se vuelve una obligación la aceptación de estas nuevas tecnologías”, concluyó el experto.