Pagar un adeudo, concretamente de una tarjeta de crédito, es algo que puede administrarse fácilmente si tenemos una adecuada planeación, pero de lo contrario, las consecuencias pueden ser muy graves. Esto ha llevado, por ejemplo, a que la mayoría de los mexicanos (39.5%) no tenga un plástico por temor a endeudarse, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015.

Según el mismo documento, un segmento importante de tarjetahabientes (21.8%) paga sólo el saldo mínimo, por lo que si bien tiene su crédito al corriente, es vulnerable a pagar comisiones que pueden ser muy elevadas.

En este sentido, datos del Simulador de Pagos Mínimos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) demuestran que en algunos casos pagar sólo los salarios mínimos en vez de los totales puede elevar una deuda algunos cientos de pesos, pero en otros donde hay tasas de interés más altas o una mayor línea de crédito, la variación puede ser de miles de pesos.

¿Cómo se calcula?

Recordemos que los pagos mínimos son la cantidad solicitada por el banco en la fecha de corte para que el crédito se considere al corriente, y se calcula de dos formas.

Un pago mínimo puede ser igual a 1.5% del saldo adeudado (sin compras a meses sin intereses o a pagos fijos) al corte más los intereses y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) o el equivalente a 1.25% del límite de la línea de crédito.

El banco usará ambos cálculos y aplicará el que resulte más alto. Recuerde que el acreedor tiene la obligación de informarle al cuentahabiente cuál de las dos fórmulas usó.

Con base en estos elementos, usted puede calcular su pago mínimo, y en consecuencia, el efecto que tiene en su saldo restante.

“Si bien es cierto que cubrir el mínimo requerido le permite mantener sano su historial en Buró de Crédito, en realidad no es una buena práctica, pues mientras más pequeños sean los pagos que realiza, más tiempo tardará en liquidar su adeudo; además, como los intereses se van acumulando, al final el monto a pagar será mayor”, refiere la Condusef.

Al respecto, Raúl Aceves, asesor financiero independiente, refiere que para evitar las consecuencias de sólo pagar el mínimo, procure pagar montos levemente mayores en cada ocasión, para así reducir la tasa de interés y el plazo del crédito. “La recomendación es la usual: presupueste los pagos de su crédito, considérelos una obligación que tiene que cumplir cada mes, y evite sobrepasar su capacidad de endeudamiento”, indicó.

Asimismo, enfatizó que una persona no debería endeudarse por un monto que sea mayor a 30% de su ingreso mensual, pero ojo: esto, considerando otros compromisos, como un financiamiento automotriz o una hipoteca.

Por ello, agregó, es importante comparar entre tarjetas tomando en cuenta sus hábitos de pago; es decir, si es totalero, busque el plástico con la mejor anualidad; si paga sólo el mínimo, busque una tarjeta con una tasa de interés baja, y si suele atrasarse y no paga ni siquiera el mínimo en ocasiones, puede buscar una tarjeta con un Costo Anual Total (CAT) bajo, ya que este indicador no solamente pondera tasa de interés, sino también comisiones como los gastos de cobranza.

“Por eso debe tener presente que pagar sólo el mínimo únicamente le permitirá conservar al corriente su línea de crédito pero verá muy lejos el fin de su deuda, ya que siempre se cubren primero los intereses y las comisiones, incluso el IVA y muy poco va a capital, que es el monto que le prestó la institución financiera”, concluye la Condusef.

[email protected]