Regularmente me llegan historias de personas que tienen un clarísimo nivel de endeudamiento. Tan sólo la semana pasada me contactó una mujer que estaba desesperada: dos tarjetas de crédito hasta el tope, un préstamo de nómina y acababa de pedir un préstamo de consolidación . ¿Qué podía hacer?

Es importante aquí entender la raíz del problema. ¿Creen ustedes, estimados lectores, que el préstamo de consolidación realmente le ayudará? Desde mi punto de vista, no, porque no resuelve el problema de fondo.

Cuando uno llega a un endeudamiento de este tamaño, significa que uno tiene muchos meses, incluso años, viviendo un nivel de vida superior al que puede pagar. Como todo, al principio uno se endeuda poquito: porque no le alcanza de contado para pagar, por ejemplo, los útiles escolares de los hijos. O uno ve unos zapatos en oferta y usa la tarjeta: en ese momento el mínimo no representa un problema.

Pero si esto se repite, si uno continúa comprando cosas que no puede pagar de contado, la deuda se va a incrementando poco a poco. Es muy importante recordar que endeudarse es comprar algo con dinero que no hemos ganado todavía. Es comprometer nuestro ingreso futuro.

De esta manera, la cantidad que destinamos cada mes para pagar nuestras deudas cada día es más grande, hasta que nos empieza realmente a apretar. Es como tener el agua hasta el cuello y sentir que estamos a punto de ahogarnos.

Si pedir dinero prestado les ha metido en este problema, ¿por qué la gente piensa que un nuevo crédito, ahora de consolidación le va a ayudar a salir de él? Es repetir el mismo patrón todavía.

Antes de que me lluevan las críticas voy a decir esto: un crédito de consolidación puede ser útil como parte integral de un plan para salir de deudas, sólo si realmente nos ayuda a pagar menos dinero en menos tiempo. Es decir: si lo conseguimos con una tasa de interés significativamente menor a la que pagamos hoy en día y si nos permite hacer pagos anticipados a capital en el momento en el que tengamos un ingreso adicional.

Pero no resuelve el problema de fondo. He visto muchísimas personas que piden un préstamo de consolidación y al principio todo bien: lo utilizan para pagar sus demás créditos. Pero luego vuelven a usar la tarjeta de crédito y más pronto que tarde terminan otra vez con el agua hasta el cuello. Con una deuda mayor que con la que empezaron. Sin embargo, muchas personas tienen una fijación con el consolidar todas sus deudas en una y en aras de esa ventaja termina contratando incluso un préstamo con condiciones incluso peores a las que tenía. Y luego se dan de topes.

Como mencioné, no hay soluciones mágicas y un crédito de consolidación en muchos casos termina por hacer el problema más grande. Por sí sólo no es una solución, aunque se puede considerar como parte de una estrategia integral.

Salir de deudas requiere, en primer lugar, reconocer el problema. Tomar consciencia de que desde hace mucho tiempo estamos llevando un nivel de vida que no podemos pagar y darnos cuenta que tenemos que hacer cambios profundos en la manera como gastamos el dinero. Esto es clave porque si no, lo que hagamos no va a funcionar.

El segundo paso es enfrentar el problema con estrategia. Si estamos muy apretados, lo que mejor funciona es enfocarnos en la deuda más pequeña, para salir de ella lo más rápido posible, pagando el mínimo en todas las demás para mantenernos al corriente. Una vez que hayamos terminado de pagar la primera, podemos seguirnos con la siguiente en tamaño y así sucesivamente. A esta metodología se le llama bola de nieve porque es como una avalancha, al principio pagamos los mínimos en todas las cuentas y un adicional, lo más que podamos, a la más pequeña. Una vez que hemos salido de ella, el monto que pagábamos ahí se lo sumamos a la siguiente deuda en tamaño y así sucesivamente. Además, eso nos hace liberar un poquito la presión de sentirnos tan ahorcados.

No pidas un nuevo préstamo para pagar el anterior, porque este patrón de comportamiento es lo que te ha hecho estar tan endeudado. Para poder salir del problema, tienes que cambiar tu manera de pensar.

Suscríbete a https://planeatusfinanzas.com y obtén de manera gratuita el minicurso Los Seis Pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera.

Twitter: @planea_finanzas