En un mundo en el que la tecnología cierra cada vez más brechas geográficas, hablar un segundo e incluso un tercer idioma es una cualidad sumamente apreciable por el amplio horizonte cultural que otorga. Por ello, en el campo laboral, esta habilidad adicional puede ser el plus que marque la diferencia.

Cuando el departamento de recursos humanos de una multinacional recibe currículums de candidatos, se fijan por supuesto en la formación universitaria de éstos, valorando sus conocimientos teóricos, técnicos, competencias disciplinares y trasversales. Sin embargo, también le da gran importancia a la capacidad de comunicarse en otros idiomas, porque en un mundo globalizado para importar o exportar productos, realizar una investigación y demás procesos frecuentes en una empresa es de suma importancia dominar otras lenguas , comenta por su parte Sylvain Le Coz Paillard, director del Departamento de Lenguaje e Idiomas Extranjeros del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Cuando el inglés no es suficiente

El inglés actualmente juega el papel de idioma universal alrededor del mundo, por lo que su importancia no se pone en tela de juicio. Sin embargo, esto representa un reto adicional en un país cuya lengua materna es distinta al inglés, como México, ya que los países angloparlantes saben de antemano que su idioma no es suficiente.

Por ejemplo, el estudio Languages: The Next Generation de la Nuffield Foundation, advierte que el Reino Unido no puede quedarse cruzado de brazos ante un panorama global en el que cada vez más personas hablan o estudian su idioma. Sin habilidades, no hay empleos , añade el documento, que propone una enseñanza de idiomas enfocada en las necesidades laborales de sus habitantes más allá del francés, con fuerte presencia en el país europeo.

En México pesa mucho la vecindad con Estados Unidos, por lo que el inglés ejerce cierta fuerza y es incluso aspiracional (...) Hablar otro idioma permite mirar otros ámbitos de la realidad, se tiene un panorama más amplio del mundo y se es más sensible al acontecer cultural y político , comenta al respecto Mario Agustín Castillo Sánchez, director del Centro de Lenguas de la Universidad Panamericana.

Es indiscutible que el inglés es fundamental en cualquier campo laboral, ya sea en el mundo de los negocios, la informática, e incluso en ingenierías y carreras del área de humanidades y artes. Entonces, ¿en qué otro idioma enfocarnos?

Si nos guiamos por los de mayor número de hablantes alrededor del mundo, sin duda el que destaca es el chino, el cual es hablado por más de 1,000 millones de personas en aquel país, y en menos medida en Taiwán y Malasia, entre otros. En este sentido, Salvador Segura Ortega, académico de la Universidad Panamericana, comenta que este idioma es muy poderoso por la cantidad de gente que lo utiliza, aunque aún no tiene la influencia del inglés o el español en cuanto al número de países en los que se habla.

Sin embargo, para trasnacionales que tengan fuertes relaciones comerciales con China, hablar mandarín siempre será un agregado muy bien valorado, refieren los expertos, a pesar de ser un idioma muy difícil de aprender.

Si hiciéramos una radiografía de las solicitudes, los tres idiomas de mayor demanda en el país serían el inglés, el francés y el alemán , indica Castillo Sánchez.

En el caso del francés, Le Coz Paillard ejemplifica que los alumnos de las carreras de relaciones internacionales, negocios e incluso derecho suelen inscribirse principalmente en francés, por la importancia de este idioma como lengua en organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas y para la diplomacia.

En tanto, Castillo Sánchez comenta que la demanda del alemán es importante para los interesados o estudiantes en ingenierías, particularmente en tecnologías por las innovaciones en la industria alemana, que son muy importantes. También existe interés hacia este idioma en las humanidades, particularmente en la filosofía

El alemán, a pesar de que se habla en pocos países además de Alemania (en Polonia y Suiza) y tiene poco más de 80 millones de hablantes nativos, según la UNESCO, tiene gran peso por estar presente en industrias cuya tecnología de punta es reconocida a nivel mundial.

Asimismo, los expertos advirtieron del interés de los idiomas por modas o motivos que no enriquecen su competitividad profesional.

Por ejemplo, hace unos 10 años se puso de moda el grupo Tokio Hotel entre los adolescentes, y aumentó repentinamente la demanda por el alemán debido a ellos .

[email protected]