Cuando se exagera un sentimiento, desaparece la capacidad de razonar.

Gustave Le Bon

En el 2007, justo antes de la fuerte crisis mundial del 2008, más de 90% de los inversionistas en EU consideraba al mercado accionario como la mejor alternativa, según un estudio elaborado por el investigador Robert Shiller de la Universidad de Yale (EU). Para el año 2011, la proporción de inversionistas en favor de la inversión bursátil había disminuido a menos de 70%, el nivel más bajo desde que éste estudio comenzó a publicarse en 1990. Desde entonces, la economía norteamericana se ha recuperado y el mercado accionario de aquel país, en consecuencia, ha tenido uno de sus mejores momentos (rendimientos) en la historia.

El reconocido investigador e inversionista Gerstner Fisher propuso el esquema gráfico de un modelo (anexo) que indica cómo la reacción que genera un sentimiento resulta siempre más lenta que el propio hecho que origina el mismo sentimiento. Este desfase explica en el mercado accionario decisiones tardías naturales . Dependiendo del grado de desfase, el resultado puede ser más o menos catastrófico. Observe cómo cuando la economía (mercado) llega a su cima, apenas comienza el optimismo del inversionista; cuando la economía o mercado toca fondo, el inversionista se encuentra en un proceso de desesperación, y cuando la economía o mercado inicia de nuevo su expansión (alza), el sentimiento de mayor depresión le evita participar.

El autor es Director General Adjunto de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+.