Llevar el trabajo a casa y no separarse de las tecnologías de la comunicación es una práctica recurrente de los ejecutivos mexicanos que afecta su capacidad de conciliar el sueño y la calidad del descanso. En México, una de cada 10 personas padece insomnio y dos de cada 10 tiene un smartphone del que no se separan ni a la hora de dormir.

Cuando la gente se la pasa pensando en el trabajo y no tiene un momento para reposar su mente y propiciar el sueño, evidentemente esta situación de estrés reduce las posibilidades de que concilien el sueño, y si lo logran los mismo conflictos evitan que sea un sueño reparador , afirma Óscar Próspero García, presidente de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño.

Un estudio de la colchonera Sealy afirma que 10% de la gente en México tiene problemas para conciliar el sueño y duermen menos horas de las necesarias, que al tener un efecto acumulativo afectan la calidad de vida. La recomendación de descanso es de 7.5 horas en promedio.

El trastorno del sueño se ha incrementado en México, sobre todo en ciudades desarrolladas, y es el sector laboral, principalmente los ejecutivos, el grupo más afectado por la alta carga de trabajo y responsabilidad con la que viven.

Próspero García afirma que la gente se ha maleducado , pues llevan los problemas del trabajo a casa y no se separan de la tecnología teléfonos inteligentes o computadoras con las que incluso duermen y evitan una relajación que propicie el sueño.

Entre las principales consecuencias de un descanso deficiente destacan:

  • Desarrollo de insomnio
  • Somnolencia diurna
  • Apnea (cese completo de la señal respiratoria)
  • Ronquido
  • Falta de productividad
  • Problemas de hipertensión y cardiacos

Próspero García divide dos aspectos fundamentales que afectan a los ejecutivos: el logístico y el cognitivo.

El logístico sucede cuando la gente no permite reposar su mente y realiza actividades laborales como responder correos electrónicos o contestar llamadas en horarios cercanos a la hora de dormir.

En cuanto a la parte cognitiva, el especialista afirma que el efecto sucede en el cerebro con pensamientos relacionados con la actividad laboral, preocupaciones económicas o de las actividades que se deben realizar al día siguiente, lo que turba la tranquilidad de la gente.

Datos de Sealy afirman que 50% de los accidentes laborales están vinculados a la deuda de sueño. Óscar Próspero detalla que la gente debe dormir en una media de 7.5 horas para mantener una salud eficiente.

El experto señala que a pesar de que la media para mantener un sueño reparador y equilibrado es de 7.5 horas, algunas personas pueden requerir como mínimo entre 5 y 6 horas y otros necesitan entre 10 y 11. Dormir de más para quienes no lo requieren puede generar problemas cardiacos.

Sealy destaca que la falta de descanso no sólo afecta el desempeño laboral, sino que también eleva el porcentaje en casos de violencia familiar.

El Presidente de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño dice que en países desarrollados, donde el ingreso per cápita es alto, la gente dedica cerca de seis horas diarias al ocio y diversión antes de dormir, lo que propicia un ambiente próspero para conciliar el sueño.

En el marco del Día Internacional del Sueño, que se celebra el viernes previo a la Primavera, Óscar Próspero recomienda a los ejecutivos que dediquen mínimo dos horas a la diversión con la familia o el entretenimiento antes de ir a la cama, y evitar pensar en problemas que definitivamente por la noche no van a resolver .

[email protected]