A pesar de que el semáforo epidemiológico ya se encuentra en color verde y algunos servicios de eventos sociales serán reanudados, es posible que por diversas razones el evento que tenía contemplado sea cancelado, sin embargo es importante que conozca sus derechos y sepa cómo actuar ante los proveedores de servicios de eventos sociales.

En primera instancia y de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) es necesario que dichos prestadores de servicios cuenten con un contrato de adhesión, éste se convertirá en una herramienta clave que le permitirá actuar en caso de que alguna de las partes no cumpla con lo establecido.

Esta acción no es voluntaria, por ley los proveedores deberán contar con ese contrato de adhesión.

“La prestación de servicios de eventos sociales y los paquetes de graduación están regulados por la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) y su reglamento, así como por la Norma Oficial Mexicana NOM- 174-SCFI-2007, la cual establece que los proveedores de dichos servicios tienen la obligación de registrar su contrato de adhesión ante la Profeco”, dijo David Aguilar Romero, coordinador general de Educación y Divulgación de la Profeco.

¿Para qué sirve esto? Conocer si existe un contrato de adhesión, o bien, estar al tanto de su contenido le permite tener la certeza de que todas las cláusulas fueron revisadas y aprobadas previo a que el servicio sea otorgado.

La dependencia detalla que existen dos tipos de contratos de adhesión: los de registro obligatorio y los de registro voluntario; el primero será obligatorio cuando lo exija la ley o una Norma Oficial Mexicana, mientras que en el segundo caso, como su nombre lo indica, los proveedores podrán solicitar voluntariamente el modelo de su contrato de adhesión.

Para el caso de los banquetes o salones de eventos sociales, éstos se rigen por los contratos de adhesión obligatorio, en tanto los servicios cuyo giro sea en la prestación de servicios educativos, de hospedaje, de servicios vigilancia y de estacionamiento vehicular, son ejemplos de registro de contratos voluntarios.

Compromiso de ambas partes

A pesar de que exista un compromiso por parte del proveedor, el trato involucra a esta figura pero también a quien contrató el servicio, que en este caso es el consumidor, ambos deberán cumplir la parte que les corresponda respecto al trato acordado.

“Por regla general las partes deben cumplir con las obligaciones adquiridas en los contratos que hayan celebrado, atendiendo a los términos y condiciones expresamente establecidos en ellos, salvo algunas circunstancias excepcionales que pueden eximir a las partes del cumplimiento de dichas obligaciones”, recalcó el coordinador de la Profeco.

Acuerdos, la mejor vía para llegar a una solución

En caso de presentarse un inconveniente o un desacuerdo entre el consumidor y el proveedor, llegar a un acuerdo en el que ambas partes coincidan siempre será la solución, por ello para disminuir los efectos adversos de este tipo de eventos, el coordinador de la Profeco explicó que se pueden convenir las consecuencias derivadas de eventos en caso fortuito y fuerza mayor.

Pueden pactar la suspensión, modificación, periodos de espera o incluso la terminación del contrato sin responsabilidad para ambos”, dijo.

Agregó que en caso de no llegar a un acuerdo puede hacer valer sus derechos como consumidor y presenta una queja en la Profeco.

Aguilar Romero resaltó que de acuerdo con la NOM-174-SCFI-2007, cualquier cláusula en el contrato de adhesión que establezca la obligación del consumidor de cumplir con lo acordado, aún en casos de fuerza mayor, es ilegal y debe eliminarse del contrato.

Revise a detalle

¿Cómo saber si el proveedor está respetando el contrato de adhesión? Es muy sencillo, la procuraduría cuenta con el Registro Público de Contratos de Adhesión (RPCA), una herramienta en línea (rpca.profeco.gob.mx) que precisamente ayuda a conocer si el contrato ofrecido por el proveedor de servicios está registrado ante la dependencia.

Eso no es todo, también es importante que se  revise el contenido del contrato antes de firmarlo, ya que si éste no es idéntico al contrato de adhesión que usted consultó antes, no debe firmarlo.

La industria de eventos sociales ha sido uno de los sectores más golpeados: de acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Salones de Fiestas, la pandemia ha dejado pérdidas por 12,000 millones de pesos.

jose.ortiz@eleconomista.mx