Si desea comprar un auto y por el momento no cuenta con el capital suficiente para pagarlo de contado, un crédito automotriz no es el único camino; también tiene la posibilidad de adquirirlo por medio de un autofinanciamiento. Con el fin de que esta compra sea exitosa, entérese de cómo opera, en qué consiste y en qué debe poner atención cuando quiera contratarlo.

El autofinanciamiento es un sistema de comercialización consistente en la integración de grupos de personas que están interesadas en la compra de un auto y que aportan mensualmente a un fideicomiso una cantidad determinada, acorde con el plazo y monto contratados.

Existen dos tipos de autofinanciamiento, de acuerdo con el número de personas que integran el grupo:

Cerrado. Se conforma por un número exacto de participantes, que inicia actividades cuando se han completado sus miembros y se finiquita cuando todos hayan realizado el último pago.

Abierto. Permite el constante ingreso de nuevos participantes y el egreso de los que concluyan su aportación, la recepción del beneficio y pago del adeudo.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) detalló que el monto de las mensualidades que pagará como integrante del grupo dependerá del modelo del automóvil que haya escogido.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), detalló que las empresas de autofinanciamiento requieren del establecimiento de un fideicomiso bancario para la administración de las cuotas cubiertas por los integrantes y son constantemente supervisadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la Secretaría de Hacienda y el Banco de México.

Aunque mediante esta modalidad se puede adquirir un auto a plazos, no se trata de un crédito.

Es la Secretaría de Economía quien regula a las empresas que ofrecen el sistema de autofinanciamiento a través del Reglamento de Sistemas de Comercialización Consistentes en la Integración de Grupos de Consumidores y mediante la Norma Oficial Mexicana NOM-037-SCFI-1994, la cual establece los Requisitos para los contratos de adhesión en los sistemas de comercialización consistentes en la integración de grupos de consumidores . La Profeco es la encargada de registrar el contrato de adhesión para que no contenga cláusulas abusivas e inequitativas.

Las aportaciones son destinadas a la adquisición de su automóvil y son asignadas a los consumidores, ya sea por sorteo, antigüedad, puntaje, subasta, o adjudicación mínima (sólo participan aquellos miembros del grupo que estén al corriente en sus pagos).

Sorteos. Se realizan mensualmente y en ellos participan todos los que forman parte del grupo, sin importar la antigüedad de cada uno, ni el número de pagos que han realizado.

Subastas. Se llevan a cabo cuando algunos de los integrantes del grupo aportan mensualidades de forma anticipada. El vehículo es entregado al que ofrece el mayor número de éstas.

Pago puntual o antigüedad. El automóvil es obtenido después de haber permanecido en el sistema por un determinado tiempo por aquel miembro que realizó sus pagos mensualmente de forma puntual y que no fue ganador ni en un sorteo ni en una subasta.

Estos procedimientos se encuentran establecidos en un contrato de adhesión debidamente registrado ante la Profeco.

La procuraduría destacó que, sin importar por cuál de estas tres formas obtiene el vehículo, cuando le entreguen el auto, deberá terminar de pagarlo de acuerdo con el plazo elegido desde el inicio, por medio de pagos congelados.

Cabe destacar que algunas empresas requieren que, tras la adjudicación, compruebe ingresos, presente un aval con propiedad y que pague los gastos administrativos derivados del trámite para la obtención de las placas y la Tenencia.

Es importante mencionar que las mensualidades no incluyen el precio del seguro del auto ni de otros gastos derivados, como el factor de actualización, cuota de administración más IVA, seguro de vida y seguro de daños.

La Profeco consideró que una de las ventajas más importantes es que las mensualidades son relativamente bajas e inicialmente no hay que pagar una cantidad grande de dinero (a diferencia de cuando se contrata un crédito automotriz, cuando hay que pagar el enganche), excepto por la cuota de inscripción, cuando la hay.

Sin embargo, una de las desventajas es que la posesión del automóvil dependerá de la suerte, en el caso del sorteo, o de desembolsar una cantidad fuerte de dinero, para asegurar su adquisición a través de la subasta.

Cada herramienta financiera para adquirir un automóvil tiene sus ventajas y desventajas. Recuerde que la clave está en analizarlas bien primero y no considerar un crédito que cueste más de 30% de sus ingresos.

Al comprar un auto es necesario investigar las diferentes marcas y modelos que ofrecen las empresas distribuidoras y de autofinanciamiento, para seleccionar el que esté acorde con su presupuesto y sus necesidades.

La Profeco concluyó que antes de tomar la decisión de comprar un vehículo nuevo, es preciso analizar cómo andan las finanzas personales, evaluar si es el momento para adquirirlo y cuánto está dispuesto a gastar.

Conozca sus derechos

La Profeco informó sus principales derechos en materia de autofinanciamiento:

  • Previo al contrato, el proveedor deberá poner a su disposición el manual del consumidor y entregarle un resumen del mismo.
  • Recibir toda la información sobre los requisitos y garantías que deberá presentar para que le sea entregado el bien.
  • Que no se modifiquen durante la vigencia del contrato los términos y condiciones del mismo.
  • Recibir en su domicilio un estado de cuenta trimestral, salvo que se requiera de forma mensual.
  • A cancelar el contrato sin responsabilidad alguna, durante los cinco días hábiles siguientes a la firma.
  • A ser atendido, respecto de las dudas y comentarios del funcionamiento del sistema, en un plazo no mayor a cinco días hábiles posteriores a su solicitud.
  • A que las penas convencionales que deba pagar no excedan de tres aportaciones periódicas.

10 cosas que debe hacer antes de firmar

Antes de recurrir al autofinanciamiento considere varios aspectos:

  1. Solicite al proveedor un documento en el que le describa las características relevantes del autofinanciamiento. Deberá responder sus dudas antes de que decida hacer un contrato y comprometerse.
  2. Considere el monto máximo del que dispone para dar una aportación inicial junto con su capacidad de pago mensual.
  3. Elija un autofinanciamiento que se ajuste a su presupuesto. Recuerde que para la adquisición de un vehículo a través de este sistema puede variar su situación económica.
  4. Seleccione al menos tres empresas de autofinanciamiento para comparar el precio del automóvil, el monto y el número de aportaciones mensuales del plan.
  5. Investigue si la empresa de su elección se encuentra autorizada por la Secretaría de Economía y si tiene contrato de adhesión registrado ante la Profeco.
  6. Revise que el contrato especifique el procedimiento para la adjudicación del vehículo: sorteo, subasta o pago puntual.
  7. Tenga en cuenta que durante la vigencia del contrato sólo podrá vender el vehículo previa autorización de la empresa de autofinanciamiento.
  8. Una vez firmado el contrato procure no atrasarse en sus pagos para evitar penalizaciones y para que pueda participar en los actos de adjudicación.
  9. Recuerde que cuando le adjudiquen el vehículo tiene que solventar otros pagos como Tenencia, placas, verificación, seguro del automóvil y gastos de investigación.
  10. Consulte el número de quejas en contra del proveedor, tomando en cuenta el porcentaje de conciliación.

El auto nuevo y su cartera

  • Considere todos los gastos extras (Tenencia, mantenimiento, verificación, seguro, placas).
  • Pregunte en qué agencias puede adquirir las refacciones y cuánto tiempo tardan en conseguirlas.
  • Considere las condiciones económicas futuras.
  • Tome en cuenta que no se recibirá la factura del vehículo hasta que se termine de pagar; en su lugar, se obtendrá una carta-factura.