Los clásicos nunca pasan de moda. Esta frase no solamente aplica para películas, canciones o libros, también para automóviles.

En una ciudad con gran cantidad de vehículos modernos, e incluso muchos híbridos, poder deleitarse al ver rodar un coche catalogado como antiguo hace rememorar aquellas épocas cuando no había tanto tráfico y se podía ver estos modelos en el asfalto.

Eso lo sabe Alberto Navarro, quien cuenta con tres modelos: un Mini minor 1969, un Porsche vintage Targa 1961 y un Mercedes Benz 1975, para  los que tuvo que hacer trámites para obtener las placas de automóvil antiguo en la Ciudad de México.

Para obtener dichas placas, el dueño del vehículos deberá realizar diferentes trámites y tomar en cuenta ciertas consideraciones para que su coche sea considerado como antiguo.

“Cuando hablamos de clásicos, muy pocos en el mundo son considerados como tal. Hay una especificación estricta para ser catalogados en este rubro, nunca confundan un coche viejo con un clásico”, explicó Eduardo Barrios Gómez, integrante de la Federación Mexicana de Automóviles Antiguos y de Colección (FMAAC).

Original y en buen estado

El primer paso para obtener la denominación de clásico es tramitar un certificado o dictamen de las condiciones físico-mecánicas del coche, el cual es dictaminado por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) a través del Centro de Investigación e Innovación Tecnológica, Difusión y Promoción Industrial.

La dirección para llevar su coche es Cerrada de Cecati S/N, colonia Santa Catarina Azcapotzalco, en la alcaldía de Azcapotzalco.

Uno de los principales requisitos es que su auto tenga una antigüedad mínima de 30 años, mantener el motor original y haber preservado 80% de las piezas originales.

“En primer lugar lo tiene que llevar al Politécnico, para que hagan un dictamen para que se merezca ponerle placas de coche antiguo. Tiene que contar un porcentaje de originalidad, el Politécnico lo dictamina y da la clasificación de coche especial”, detalló Barrios Gómez.

Esta revisión tiene un costo de 441.50 pesos y una vigencia de 30 días hábiles para realizar los siguientes trámites correspondientes.

“Si el carro está en buenas condiciones, muy bien restaurado y con piezas originales, entonces no tiene ningún problema. Se tardan dos horas en hacer el dictamen. En caso de que lo rechazaran, lo hacen de inmediato”, enfatizó Navarro.

Una vez con el dictamen emitido por el IPN, el propietario debe acudir al Módulo de Atención de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México para el emplacamiento de su coche.

Entre los documentos que debe presentar, tanto en original como tres copias, están el certificado o dictamen hecho por el Politécnico, la factura original del vehículo y el comprobante de pago de los últimos cinco pagos de Tenencia o refrendo.

También le pedirán el pago de derechos por el trámite de baja del vehículo como coche particular, así como la entrega de las láminas de matrícula y tarjeta de circulación, y el pago de derechos posterior a la asignación de número de placas ya como auto antiguo.

Y para verificar que usted es el dueño le solicitarán una identificación oficial vigente y un comprobante de domicilio con una vigencia no mayor a tres meses.

Altas y bajas

Respecto a los costos, el precio por el trámite de baja como auto particular es de 374.60 pesos mientras que darlo de alta como antiguo es de 618 pesos.

El pago se puede realizar en cualquiera de las instituciones bancarias, oficinas de la Tesorería de la Ciudad de México, en los kioskos de la Tesorería ubicados en centros comerciales o a través del formato universal de Tesorería que contenga línea de captura proporcionada por Locatel o por Internet. Este trámite puede tardar alrededor de 35 días en realizarlo.

A rodar se ha dicho

Una vez que ya cuente con las placas, éstas tienen una vigencia permanente.

Dentro de los beneficios que tiene es que exenta el programa hoy no circula, incluso durante contingencia ambiental, y se libra de la verificación vehicular.

“Debido a que son automóviles con mínimo 30 años de antigüedad, no pasarían ninguno de los parámetros que hay para la emisión de contaminantes y gases”, aseguró Alberto Navarro Llamas, quien también es integrante de la FMAAC.