Cuando ocurre un siniestro es muy probable que las personas entren en un estado de shock, por tal motivo se pueden dejar de realizar acciones, pasar por alto algunos requerimientos o simplemente se interpreta de una manera inadecuada la póliza, lo anterior ocasiona que los usuarios de estos productos financieros no puedan reclamar un seguro de manera correcta y obtener una cifra inferior por indemnización, reconocieron expertos.

Manuel H. Gallardo Inzunza, director general de Gallbo, firma especializada en asesoría en reclamaciones de seguros, explicó que con base en su experiencia se ha dado cuenta de que es hasta el momento en que ocurre un siniestro cuando los asegurados notan las deficiencias, errores y omisiones en la contratación de sus póliza.

Explicó que uno de los factores que influyen en una mala reclamación por parte de los usuarios se debe a que éstos carecen de los conocimientos y experiencia suficiente en el ramo, por tal motivo extiende algunos consejos y explica otros elementos que influyen en el resultado final con el fin de que las personas conozcan sus derechos y obligaciones ante esta situación.

El aseguramiento incorrecto, es decir, el valor contratado, es menor a los requerimientos del usuario, es otro de los motivos por los cuales no se obtiene el pago por parte del seguro o una cifra de indemnización; este tipo de caso se puede observar de manera recurrente en casa habitación o comercios.

“En los autos usted no puede poner una suma asegurada diferente porque generalmente se coloca el valor comercial, ahí no hay forma de que se equivoque, por eso en este segmento no pasa esto, pero en todas las demás coberturas va a encontrar ese problema que hace que sea una de las principales causas de que no reciba una indemnización completa”, explicó.

Asimismo, indicó que una aseguradora no pagará si el usuario no brindó la información exacta al momento de contratar este producto financiero, ejemplificó que esto se puede ver en un seguro de gastos médicos mayores cuando el usuario omitió información acerca de enfermedades.

Otro factor para recibir una cantidad menor es la depreciación de los bienes por el paso del tiempo o el uso, y por último, no cumplir con las obligaciones que tiene el usuario.

“Los honorarios por los servicios son por porcentaje que van de 5 a 15% dependiendo de la complejidad y el monto del caso que será atendido, pero vamos por resultados, la garantía para el cliente es que no pagará si la aseguradora no le paga a él.

Según cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en el 2017 aumentó 18.7% el pago de indemnizaciones con respecto al 2016, alcanzando una cifra de 307,811 millones de pesos. Lo anterior, se atribuyó a los terremotos del mes de septiembre, en los cuales se realizaron indemnizaciones por 28,602 millones de pesos en comparación a los 178 millones en el 2016.

“Cuando vamos a reclamar un siniestro no queremos equivocarnos y que la compañía termine por declinar nuestro pago u ofrecer una indemnización menor de la que uno espera. Si el contrato de seguro tiene deficiencias va a ser un problema al momento de recibir una indemnización (...) Las aseguradoras sí pagan si el usuario cuenta con una buena póliza y realiza una buena reclamación”, explicó el directivo.

En conferencia de prensa, el directivo señaló que la reclamación es un proceso que exige de una planeación y ejecución adecuada de pasos alineados a una póliza de seguro, marco jurídico regulatorio y prácticas de las aseguradoras y ajustadores.

Por lo anterior es necesario el acompañamiento de expertos en materia de reclamación para apoyar estos procesos y precisó que una reclamación contempla cinco etapas: identificación del daño, cuantificación, reclamación, conciliación y ajuste.

El experto añadió que de los 200 casos que tienen al año, nueve de cada 10 que llegan al despacho de abogados especializados, las reclamaciones de seguros son viables.

TODO SE PUEDE EVITAR DESDE LA CONTRATACIÓN

Por otro lado, el director general de Gallbo precisó que al elegir una póliza de manera adecuada, las personas se evitarán sorpresas al momento de reclamar su seguro.

Explicó que los usuarios antes de contratar deben considerar los cinco aspectos esenciales, el primero de ellos es saber qué se va asegurar, seguido de la ubicación del bien asegurado, determinar contra qué se va a asegurar, el monto por el que se protegerá y, por último, las cláusulas específicas.

“Es un poco complejo, no imposible, comprender el contexto y marco de los seguros. Gallbo le ayuda al asegurado a que haga una correcta contratación de su póliza y una reclamación adecuada cuando se necesite hacerla por un siniestro (...) Lo más importante se encuentra en esos cinco puntos que, si usted los cuida, tendrá una póliza que le permitirá salir adelante en el momento de un siniestro”, abundó.