Cancún, Qroo. Los encierros y engomados anunciados como la solución consensada para poner fin a las pugnas por la transportación turística en Cancún, Playa del Carmen y Tulum tendrán que ser replanteados.

La Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) rechazó estas medidas por la sobrerregulación que supone para los servicios que ofrecen.

El pasado 12 de febrero la secretaria de Turismo estatal, Laura González Piña, anunció que luego de varias mesas de trabajo se logró un acuerdo entre taxistas y transportistas privados: la creación de tres lanzaderas o corralones en las zonas turísticas de Cancún, Playa del Carmen y Tulum, con el objetivo de mantener a los transportistas privados en un área específica para evitar que salgan a las calles a competir con el servicio público de taxis por el turismo que requiere servicios no precontratados.

Se acordó también la creación de un engomado con carácter de obligatorio, tanto para taxistas como para empresas privadas, que identificará a quienes lo porten como operadores certificados.

Esta certificación será gratuita y la ofrecerá la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Este anunció se dio luego de dos bloqueos carreteros y la detención de más de 40 taxistas que exigían poner fin a la piratería de parte de las transportistas con concesiones federales que compiten con ellos por los servicios de transportación turística no precontratada.

¿POR QUÉ NO SON VIABLES?

Sergio González Rubiera, dirigente de la AMAV en Quintana Roo, explicó que la operación de sus más de 600 unidades de transporte les impide poder concentrar sus vehículos en un punto determinado, pues realizan más de 1,000 servicios diarios y los encierros o lanzaderas propuestas por la Secretaría de Turismo les resultan operativamente inviables.

En el caso de los engomados, explica que podría resultar contraproducente, puesto que además de que las camionetas que ellos agrupan ya cuentan con choferes bilingües certificados en calidad, un nuevo engomado podría dar manga ancha a las prestadoras de servicios piratas para incorporarse al servicio regular.

Se trata de medidas que ni siquiera están previstas en la ley y se corre el riesgo de que posteriores gobiernos quieran imponerlo como una obligación y se sobrerregulen estos servicios, añadió.

NEGOCIACIONES

Este martes representantes de la AMAV, la Asociación de Hoteles de Cancún y la Asociación de Clubes Vacacionales se reunieron en privado con la secretaria estatal de Turismo, Laura Fernández Piña, para presentarle sus inquietudes respecto a estas medidas y acordaron hacer una contrapropuesta para replantear la solución al conflicto del transporte turístico en la zona norte de Quintana Roo.

[email protected]