Tijuana, BC. Un transporte público ineficiente y caro, que afecta la productividad, principalmente, del sector maquilador, es el que tiene Tijuana, afirman voces de la industria, quienes consideran que esto se ha convertido en un problema para el trabajador y las empresas.

De acuerdo con un sondeo de la Asociación de Recursos Humanos de la Industria de Tijuana (ARHITAC), el transporte público de la ciudad es sucio, irregular, desordenado en rutas y con altos costos.

El transporte es un tema muy importante, a tal grado que hay trabajadores del nivel más básico, ensambladores y operadores, que llegan a destinar 25% de su ingreso para esa cuestión , indica Héctor Guerrero Rodríguez, presidente de la ARHITAC.

De acuerdo con lo que nos dicen nuestros propios trabajadores, es un servicio sucio, ineficiente, sin horarios establecidos, que incluso llega a poner en peligro su vida, porque en ocasiones los choferes van jugando carreras para ganar el pasaje .

Y aunque hasta el momento el organismo no ha tenido un acercamiento con la autoridad municipal, sí sugieren una verdadera reorganización y modernización del transporte.

Es un hecho que las jornadas de trabajo en una ciudad como Tijuana incluyen turnos nocturnos, es decir, hay cientos de personas que terminan su jornada entre 1 y 2 de la mañana y no hay servicio de transporte a esa hora , comenta Héctor Guerrero.

DESEMBOLSO EMPRESARIAL

Lo que queda a las empresas es contratar proveedores para dar este servicio, lo cual puede llegar a representar hasta 2 millones de pesos anuales para la compañía, dependiendo de la cantidad de flotilla.

En un transporte que no es eficiente, el trabajador depende de su propia suerte para poder llegar a su destino, lo que provoca retardos y, en ocasiones, ausentismo. Adicionalmente genera estrés laboral, que puede repercutir en la productividad.

Las empresas debemos considerar el porcentaje de ausentismo y contratar la gente que remplace a esos trabajadores. El promedio en las empresas oscila mensualmente en 5% , refiere Guerrero Rodríguez.

A decir de Noé Morales, director de Morzan Corporation, colocadora de recursos humanos: El impacto en la economía es muy importante. El sector maquilador, a partir de los 80 y bastante en los 90, tuvo que resolver el problema de transporte en la ciudad, dando el servicio particular, porque la mayoría de las empresas grandes tenían una merma ante el ausentismo , dice.

Hay industrias del ramo electrónico que tienen hasta 144 rutas en la ciudad. Y resulta un costo muy alto para la empresa satisfacer las necesidades de transportación de su personal. Es un factor que inhibe la productividad .

Crecimiento desordenado? de la ciudad dificulta traslados

De las 150 empresas afiliadas a la ARHITAC, las cuales representan alrededor de 95,000 empleos, 85% ofrece el servicio de transporte de personal.

Las empresas hacemos el esfuerzo de darles ese servicio pero la ciudad está creciendo demasiado, los desarrollos habitacionales ya están en la periferia y quedan fuera de las rutas de transporte que podemos ofrecer. No es suficiente , afirma Ana Amador, gerente de recursos humanos de Saint-Gobain.

La directiva comenta que, en el caso de su empresa, se cuenta con cuatro rutas fijas, mismas que pueden tomarle al empleado una hora de recorrido hasta llegar a la planta, tomando en cuenta el congestionamiento vial y las diferentes paradas, aunque en rutas más alejadas el tiempo puede variar de 1.5 a dos horas.

BUSCAN ORDENAMIENTO

PROPUESTAS ?SIN RUMBO FIJO

Algunos de los proyectos más recientes de transporte que ha tenido Tijuana son: el Tren Ligero, durante la administración municipal de Francisco Vega de Lamadrid (1998-2001); una línea troncal, en el mandato de Jesús González Reyes (2001-2004), así como una Ruta 01, con Jorge Hank (2004-2007) y Jorge Ramos (2007-2010), las cuales no prosperaron.

Ahora, el actual alcalde, Carlos Bustamante Anchondo, afirma dar pasos firmes hacia un ordenamiento del transporte público de Tijuana, con el denominado Proyecto de Transporte Metropolitano, consistente en dos rutas que van hacia el este y sur de la ciudad.

La Secretaría de Hacienda ya había aprobado 607 millones de pesos para iniciar con la primera ruta.

[email protected]