Pese a que no tuvo unanimidad, el Senado de la República avaló la reforma constitucional en materia de disciplina financiera de estados y municipios que exige la creación de un sistema de alertas sobre la deuda subnacional y obliga a los gobernadores y alcaldes a desglosar la totalidad de sus empréstitos y obligaciones de pago en un registro público único.

No obstante, los cambios no serán inmediatos. La aplicación de la reforma tardará, en primer lugar, porque el Senado modificó la minuta de la Cámara de Diputados para reinstalar una Comisión Bicamaral para vigilar los pasivos subnacionales. Ésta podrá hacer observaciones, pero no tendrá facultades para sancionar, lo cual fue criticado por algunos legisladores.

Camino por recorrer

Las modificaciones hechas se enviarán a la colegisladora el último día del periodo de sesiones ordinarias. Con esto ata de manos a los diputados para que en lo inmediato aprueben la reforma constitucional, pues para que el tema salga, la Cámara Baja tendría que solicitar a la Comisión Permanente un periodo extraordinario, de lo contrario, se abordaría hasta el próximo periodo ordinario de sesiones, que comienza en febrero del 2015, cuando la ley se podría debatir.

Si la Cámara de Diputados lo aprueba, la última palabra para poner en cintura a los gobernadores y alcaldes en la contratación de deuda la tendrán los congresos locales, pues al tratarse de una reforma constitucional se debe aprobar por al menos 17 congresos estatales.

Cuentas claras

Pese a esto, los senadores aprobaron en lo general y en lo particular la reforma constitucional que establece que ningún empréstito podrá celebrarse sino para la ejecución de obras que directamente produzcan un incremento en los ingresos públicos.

Además, las legislaturas locales, por el voto de las dos terceras partes de sus miembros presentes, deberán autorizar los montos máximos para, en las mejores condiciones del mercado, contratar dichos empréstitos y obligaciones, previo análisis de su destino, capacidad de pago y, en su caso, el otorgamiento de garantía o el establecimiento de la fuente de pago.

Desacuerdos

Algunos panistas y perredistas desconfiaron de la ley. Los grupos parlamentarios se dividieron en la votación. Mientras el ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, defendió la minuta al decir que si esta ley estuviera en práctica sabríamos en qué gastó el ex gobernador Humberto Moreira cada uno de los pesos y dólares con los cuales endeudó y condenó a varias generaciones de coahuilenses .

La panista Silvia Garza contrarió a su compañero de bancada al destacar que esta ley no hubiera frenado el endeudamiento desmesurado de Coahuila y recriminó que Rubén Moreira, actual gobernador, haya solicitado 2,500 millones de pesos más de deuda.

Critican acuerdos

Mario Delgado, ex secretario de Finanzas del DF, afirmó que la minuta no frenará los abusos de gobernadores y declaró que la caída en los precios del petróleo pone en duda que vayamos a tener un equilibrio financiero y justo .

El PRI saludó la reforma. Gerardo Sánchez expresó que la minuta es una posibilidad real de dar un paso al nuevo esquema de federalismo fiscal que convierta al municipio y entidades federativas en un factor clave de desarrollo económico, al promover la inversión estratégica local .

Urbes y Estados

tania.rosas@eleconomista.mx