La recaudación de ingresos proveniente del Impuesto de la Tenencia Vehicular en Sinaloa alcanzó un monto de 382 millones de pesos en el primer trimestre del año, lo que representó, en términos reales, 120 millones de pesos más que los captados en el mismo periodo del 2016, informó el secretario de Administración y Finanzas, Carlos Ortega Carricarte.

Aseveró que a diferencia del año anterior, cuando el subsidio al pago de Tenencia se otorgó para todos los vehículos particulares, ahora al fijar como límite un precio factura de 250,000 pesos, se logró mayor equidad, pues se puede beneficiar a 150,000 vehículos, que representan 68% del padrón.

Explicó que la recaudación de los 382 millones de pesos fue producto del pago del Impuesto de la Tenencia de 192,000 vehículos.

Reveló que en lo referente al Impuesto sobre Nómina, se han recaudado 302 millones de pesos, y detalló que la recaudación sólo de marzo de este año es superior en 77% a la que se registró en el mismo mes del 2016, representando un incremento de 72 millones de pesos.

En cuanto al Impuesto sobre Hospedaje, el secretario aclaró que en este rubro se amplió la base de contribuyentes, lo que ha permitido obtener ingresos por el orden de los 24.4 millones de pesos, y un ingreso adicional de 2.6 millones de pesos, con respecto al 2016, derivado de esa ampliación.

Ley de Hacienda

Ortega Carricarte, al informar sobre los ingresos de organismos públicos descentralizados, precisó que se incluyó en la Ley de Hacienda del Estado un nuevo derecho para recaudar los ingresos que obtienen estas entidades, y cuyo objetivo es el de auxiliar a la administración pública centralizada en la realización de actividades correspondientes a las áreas estratégicas o prioritarias del gobierno estatal.

Lo anterior, con el compromiso del Ejecutivo de reintegrar estos recursos al organismo al mes siguiente de su recaudación; y por cuyo concepto, se han obtenido 111.8 millones de pesos de 28 organismos públicos descentralizados.

El secretario indicó que todas las reformas realizadas tienen el propósito de fortalecer las finanzas públicas estatales y, además, tienen un doble impacto: dar liquidez inmediata y otorgar recursos con los que no se contaba.

estados@eleconomista.mx