Cancún, QR. La Secretaría de Marina (Semar) solicitó una bolsa de 4 millones de pesos al municipio de Cozumel para continuar con las labores de combate al sargazo, informó el edil Pedro Joaquín Delbouis.

Sugirió que también sería favorable que la Semar diera a conocer cuánto aportará el gobierno federal para mantener el plan de combate al arribazón del alga a las playas de Quintana Roo.

“Ahorita la solicitud que se nos hace es de un poco más de 4 millones de pesos; lo que se pone sobre la mesa es que el municipio de Benito Juárez ya comprometió 24 millones de pesos cuando se les solicitó y bajo eso está planteando que todos los municipios aporten”, dijo.

“Lo que nosotros ponemos sobre la mesa es que además de la participación de la Marina, la cual agradecemos, es ver también cuántos recursos se va a poder disponer del lado federal, porque esta problemática del sargazo no sólo atañe a los municipios, sino que es de carácter nacional, regional y yo diría que mundial”, expuso el munícipe.

El pasado 22 de julio la presidenta municipal de Benito Juárez, Mara Lezama Espinosa, anunció que la Semar les solicitó recursos por un monto de 23.8 millones de pesos para continuar con las labores de combate contra el recale del alga.

“El plan de ellos es recoger el sargazo en el mar; estamos esperando que nos digan cuándo llegan las barcazas sargaceras. Nos pidieron en una primera parte 23.8 millones de pesos, estamos esperando que nos digan si será a través de lo que se recauda de Zona Federal Marítimo Terrestre o de dónde”, indicó la edil.

Un mes antes, durante una conferencia del presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, en Cancún, el titular de la Secretaría de Marina, José Rafael Ojeda Durán, presentó un proyecto de 52 millones de pesos, que consiste en la construcción de cuatro sargaceras, con un costo de 24 millones; la compra de una barrredora de 5.5 millones de pesos, de barreras de retención de sargazo por 14.5 millones de pesos, así como materiales y equipos en apoyo a la Operación Sargazo 2019.

Del monto total para todo el proyecto, 45 millones fueron aportados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y 7 millones por la Secretaría de Turismo. En ese momento no se mencionó que la estrategia contemplaba la aportación económica de los municipios a la estrategia federal.

En entrevista con El Economista, el presidente de la Comisión de Turismo en la Cámara de Diputados, Luis Alegre Salazar, refirió desconocer sobre la solicitud de recursos por parte de la Semar a los municipios para la estrategia de sargazo, pues recordó que la dependencia comprometió 52 millones de pesos para la construcción de barcos sargaceros y demás equipo para las labores de limpieza.

Adelantó que desde ahora están buscando incluir una partida presupuestal para el combate al sargazo en el gasto federal, sin embargo, el monto dependerá de la negociación con las distintas fuerzas políticas y la disponibilidad de recursos para el 2020.

Aseguró que el que la Semar esté al frente de la estrategia es garantía de que el problema está siendo una prioridad para el gobierno federal, por lo que conforme transcurra el tiempo se tendrá más efectividad en las labores de combate y contención una vez que se vayan incorporando los barcos elaborados en los astilleros de la Marina.

Necesidades

En el 2018 y en los primeros meses del 2019, el gobierno de Quintana Roo dio a conocer que estaban gestionando recursos ante la Federación para financiar la estrategia contra el sargazo, debido que eran insuficientes los esfuerzos locales ante la magnitud del problema.

La secretaria de Turismo del estado, Marisol Vanegas Pérez, mencionó que estaban buscando que algunas dependencias federales, como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), pudieran aportar los aproximadamente 600 millones de pesos que se necesitaban para hacer frente a la contingencia.

“La competencia en materia de sargazo es federal, por lo cual se necesita tanto de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Conanp y la Secretaría de Turismo federal en la gestión de los recursos para esta problemática”, acotó.

En junio pasado, durante su participación en el Encuentro de Alto Nivel para la Atención del Sargazo en el Gran Caribe, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, informó que en el 2018 el estado invirtió 332 millones de pesos en limpieza y contención del sargazo, pero hacen falta más recursos para una estrategia integral.

Descomposición al aire libre

Sitios para disposición final del sargazo, indispensables

Cancún, QR. Continúan sin habilitarse sitios de disposición final para el sargazo que se recoleta en las playas de Quintana Roo, pese al riesgo ambiental que esto supone.

La Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) del estado reconoce que por falta de presupuesto no se pudieron habilitar los sitios de confinamiento con geomembranas para evitar la filtración de lixiviados al subsuelo.

Alfredo Arellano, titular de la SEMA, informó que se requiere un presupuesto de aproximadamente 40 millones de pesos para el confinamiento del sargazo recolectado en las playas de Quintana Roo, sin embargo, el gobierno del estado no cuenta con los recursos para tal fin.

Explicó que además se han enfrentado al problema de no contar con terrenos de propiedad pública para poder invertir recursos gubernamentales en el confinamiento final del sargazo.

“Recién hemos identificado terrenos donde sí podemos invertir, pero estamos a la espera de que se consigan los recursos para proceder”, refirió.

Añadió que deberán esperar a que el dinero lo aporte el gobierno federal o se consiga de otra fuente.

Una vez que se consiga el dinero se invertirán en al menos seis puntos a lo largo de todo el litoral quintanarroense donde se confinará el sargazo recogido en las playas o en aguas territoriales del estado.

Desde abril de este año, Rosa Elisa Rodríguez Martínez, investigadora de la Unidad Académica del Sistema de Arrecifes de Puerto Morelos, alertó sobre los riesgos de depositar el sargazo al aire libre por las sustancias que se liberan al subsuelo.

“Esta práctica supone la descomposición de la materia orgánica y la filtración de los minerales pesados que el sargazo contiene como el cadmio, fósforo, cobre e incluso plomo hacia el manto freático y de ahí al mar”, indicó.

Esto a su vez implica la contaminación de los recursos hídricos del subsuelo quintanarroense, lo cual es un efecto secundario de la crisis del sargazo que hasta el momento no se le ha dado la importancia suficiente por ninguna de las partes involucradas en el tema, agregó la académica.

“Los sitios que SEMA había anunciado no están siendo utilizados, nunca fueron habilitados, nunca se ha puesto personal, ni geomembranas”, insistió.

Esfuerzos municipales

Hasta el momento, el ayuntamiento de Puerto Morelos es el único que ha anunciado la habilitación de tiraderos con geomembranas para evitar la filtración de contaminantes al subsuelo.

El pasado 5 de julio el municipio informó que iniciaron los trabajos topográficos y de movimiento de tierra y compactación para colocar el geotextil y las geomembranas que evitarán la filtración de lixiviados en los predios de depósito de sargazo, ubicados al sur de Puerto Morelos. (Jesús Vázquez)

[email protected]