Empresarios de la capital del país y del Estado de México dedicados a la organización de eventos sociales, informaron que por la pandemia por Covid-19 y la parálisis que provocó durante ocho meses en los salones de fiesta y jardínes, se generaron pérdidas por más de 1,500 millones de pesos.

En conferencia de prensa virtual, César Gómez Valdés, presidente de la Asociación Empresarial de Eventos Sociales del Estado de México, explicó que esta fuga de capitales es porque se afectó a la cadena de valor de las dos entidades.

“Tenemos una cadena de más de 120,000 empleos permanentes y eventuales en el sector, son empresas familiares y muchos de los que estamos involucrados son estéticas, mesas de dulces, fotógrafos, animadores, valet parking, impresores, entre otras. Significan fuentes de empleo que dependen de esta actividad, estamos conscientes de que la actividad que realizamos no es esencial pero las necesidades de los nuestros sí lo son”, acotó.

Informó que por el cierre de actividades se ha tenido que hacer el recorte de más de 30% de las fuentes de empleo y las cifras pueden ir a la alza por el escenario de incertidumbre que se ha generado, ya que no sabe si la pandemia se encuentra controlada y se desconoce el rumbo que tomarán las autoridades locales para la implantación de más medidas sanitarias.

“La mayor preocupación que encuentran al momento es la incertidumbre de los tiempos y las condiciones en las que se nos permitirá retornar a las actividades, pues la temporada decembrina se acerca rápidamente y hasta el momento las autoridades han guardado silencio sobre su porvenir”, señaló.

Por su parte, Valeria Jiménez, representante de la Asociación de Banquetes y Jardines de la Ciudad de México, explico que los empresarios del sector han hecho un compromiso firme por atender las medidas en salud y orden, “se ha evitado caer en la tentación de realizar eventos fuera del permiso de la autoridad, en respeto a la vida de los clientes y colaboradores”.

Aseguró que si bien el sector de eventos sociales ha respetado las normas, la población ha optado por realizar eventos clandestinos; por lo cual, solicitó que se les permita reanudar operaciones para que así haya mayor control.

Ambos representantes hicieron un llamado urgente a las autoridades locales “para que hagan la definición de tiempos así como condiciones y así los giros que involucran puedan regresar a sus actividades aun cuando sea con aforos limitados, además de que se establezcan las medidas para que de manera paulatina este rubro avance a la recuperación económica”.