El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ampliará el nuevo Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) a los contribuyentes asalariados o con ingresos por intereses con pequeños negocios, refirió el delegado en el estado de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), Francisco Ceballos Alba.

El SAT dio a conocer que el proyecto de modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal 2014 permitirá que se incorporen al RIF aquellos contribuyentes que no superen ingresos por más de 2 millones de pesos y tengan otras entradas por salarios o intereses.

En la primera resolución, los Repecos que tenían ingresos por sueldos o salarios, asimilados a salarios o ingresos por intereses, no podían ser parte del RIF.

El delegado explicó que de acuerdo con el SAT, en Querétaro hay alrededor de 718,000 contribuyentes, de los cuales cerca de 70,000 pertenecían al Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos).

Agregó que, con esta modificación, la gran mayoría de estos contribuyentes podrá integrarse al RIF.

Está modificación beneficiará a todas esas personas a las que el SAT había enviado de manera automática al Régimen General , mencionó.

Ceballos Alba reveló que, en enero, 207 contribuyentes queretanos acudieron a la Prodecon para recibir asesoría y orientación referente a todos los cambios que fueron aprobados en la reforma hacendaria, y aproximadamente 55% de esas atenciones tuvo que ver con la incorporación al RIF.

Ceballos Alba manifestó que la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente ve positiva esta modificación, ya que se verán beneficiados aquellos contribuyentes que eran Repecos pero que además perciben un sueldo; por ejemplo, los que trabajan de lunes a viernes pero los fines de semana atienden un pequeño negocio, o los pensionados y jubilados.

Un pequeño negocio abre una cuenta en el banco y resulta que recibió en el año 20 pesos de intereses. Al final, el banco tiene que informarle a la autoridad y le envía sus constancia de intereses. Entonces, en estricto sentido, el contribuyente al recibir ingresos tendría que salir del RIF , ejemplificó el delegado.

Recordó que el SAT había fijado como plazo hasta el 31 de enero para aquellos contribuyentes que querían incorporarse al RIF y que se amplió el periodo hasta el 31 de marzo para presentar su aviso.

Este cambio, consideró, es favorable para los derechos de los contribuyentes, para que gocen de los beneficios de estar en el RIF, como no pagar el impuesto sobre la renta (ISR), al valor agregado (IVA), ni IEPS durante el 2014.

Otro beneficio, consideró, es que los contribuyentes tendrán derecho a disminuir su pago de ISR paulatinamente.

elizabeth.oropeza@eleconomista.mx