Querétaro, Qro. La regulación de los asesores inmobiliarios sigue siendo un tema pendiente en esta rama, ya que de más de 4,000 personas que prestan este servicio en la entidad, sólo 22.2% (888) operan con apego a la Ley que Regula a los Agentes y Empresas Inmobiliarias en el Estado de Querétaro (LRAEIEQ).

Por tanto, instar la formación de las personas que se desempeñan en esta actividad es una de las tareas pendientes y de los principales objetivos que se han fijado asociaciones de este gremio, expresó la presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) Capítulo Querétaro, Ivonne Gutiérrez Hernández.

“Estamos hablando de que tenemos un porcentaje mínimo a la fecha y hoy por hoy, hablábamos con las demás asociaciones constituidas legalmente que la preocupación y la ocupación va a consistir en tratar de profesionalizar al resto; a todos los independientes invitarlos, abrirles las puertas para que se sumen, que no nos vean como un conflicto o una barrera, sino que se suban a profesionalizarse”, acotó.

Tan sólo en las últimas dos semanas de marzo, la asociación recibió tres reportes de personas que estaban operando sin regulación y con malas prácticas.

En los tres casos, expuso, se llegó a un acuerdo con las personas que estaban prestando servicios irregularmente, por lo que se les invitó a certificarse. Los reportes recibidos fueron por omisión en el pago de comisión, el segundo por un perito evaluador que tuvo un acercamiento con un cliente y el tercero fue un asesor que no estaba certificado, derivando en que se cayera la operación por no haber validado jurídicamente una propiedad.

“Lo que hicimos fue tener un acercamiento con los casos; en uno se le invitó a que participara con nosotros, a que se certificara por ser un asesor independiente, al segundo se le invitó a que respetara la línea de acción, como nosotros profesionales inmobiliarios y ellos peritos evaluadores, sin mayor problema se tomó como un área de oportunidad. Y la tercera se le invitó a la inmobiliaria a que comience un proceso de certificación”, expuso.

El sector inmobiliario —acotó Gutiérrez Hernández— es vulnerable a la recurrencia de personas que ofertan servicios de asesoría inmobiliaria, sin estar debidamente capacitados para esta función.

“El problema en el que nos encontramos es que al momento en que llegamos a cerrar una operación, a firmar un contrato de compraventa, resulta que no tiene los papeles en orden o tenía una doble demanda o tenía un doble gravamen y tú confías (como cliente) en que la otra parte ya lo revisó jurídicamente”, abundó.

Ley

En noviembre del 2017, entró en vigor la LRAEIEQ, dotando de un periodo de 12 meses de gracia para que los especialistas se sumaran al marco normativo, adscribiéndose a un padrón estatal y acreditando la licencia de funcionamiento que expide la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas.

Quienes incumplan con la ley pueden ser multados desde 50 hasta 300 veces la Unidad de Medida y Actualización; en el caso de suspensión de licencia o permisos —según sea el caso— hasta 30 días naturales, e incluso una clausura temporal de 30 hasta 365 días naturales de establecimientos o instalaciones, así como la revocación de la licencia.

[email protected]