Cancún, QR. El arribo masivo de sargazo está desbordando los esfuerzos de autoridades y hoteleros para mantener limpias las playas. Uno de los puntos más afectados es Puerto Morelos en la zona norte del estado y Mahahual en el sur de la entidad.

Ante esta situación, la secretaria de Turismo a nivel estatal, Marisol Vanegas Pérez, anunció que ya están preparando una nueva declaratoria de desastre para Quintana Roo, pues anticipan que el alga continúa llegando en grandes cantidades y el estado requerirá recursos de manera permanente para enfrentar esta nueva condición que desde el 2015 no afectaba con tanta fuerza al estado.

Apenas en junio pasado, el gobierno federal emitió una declaratoria de emergencia para el estado, por medio de la cual se liberaron 62 millones de pesos por parte del Fondo de Desastres Naturales para la contingencia.

Vanegas Pérez informó que con esos recursos han contratado empresas para la limpieza permanente de playas en Cancún y Playa del Carmen, además de que está en análisis el método para capturar el sargazo en el mar y con ello evitar que se deposite en las playas.

Además, se estableció una mesa permanente de trabajo que coordina desde las labores de limpieza hasta la estrategia de contención en mar, así como el aprovechamiento industrial del sargazo.

La funcionaria estatal aseguró que hasta el momento no tienen ningún sólo registro de cancelación de reservaciones, pero se mantienen atentos a cómo se desenvuelve la actividad turística en los próximos días.

Alfredo Arellano Guillermo, secretario de Ecología y Medio Ambiente en Quintana Roo, dijo en entrevista aparte que se encuentra analizando la propuesta de una empresa japonesa para industrializar el sargazo con el objeto de producir desde cosméticos hasta generar energía eléctrica.

Versión empresarial

Sin embargo, la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos reporta afectaciones en las reservaciones hoteleras y urgieron a que se defina la estrategia para contener el alga en el mar para evitar que se deposite en las playas.

Roberto Cintrón Gómez, presidente de la asociación, aseguró que el arranque de la temporada de verano está “más lento” respecto del verano del 2017 y esto podría estar obligando a que los hoteles bajen sus tarifas hoteleras con tal de mantener los altos niveles de ocupación de los que han gozado por lo menos en los últimos tres años.

El presidente hotelero dijo que si bien no hay cancelaciones, el ritmo de reservaciones es menor al del año pasado, lo cual podría verse reflejado con una caída real en la ocupación hotelera de los meses de agosto y septiembre.

En lo que va del verano, aseguró que Cancún se encuentra 4 puntos porcentuales por debajo de la ocupación hotelera que se registró al arranque del verano en el 2017, por lo que urgió a que las autoridades definan ya el método para contener las algas en el mar para evitar que sigan afectando las playas turística del estado.

estados@eleconomista.mx