Cancún, QR. Entre el 2015 y el 2016 Quintana Roo retrocedió 20 años en conectividad y flujo turístico procedente de Rusia, ya que no sólo cayó en más de 80% la afluencia de este mercado, sino que se perdieron los tres vuelos semanales directos entre Cancún y Moscú, reveló Martha Velázquez Hernández, directora de la agencia Mega Travel.

La principal causa de este fenómeno fue la devaluación del rublo, a partir de la cual se han ido perdiendo en grandes cantidades el número de turistas rusos hacia el Caribe mexicano, dijo.

Una de las consecuencias más severas fue la quiebra de la aerolínea Transaero, que volaba directo desde Moscú hacia Cancún, y la pérdida de conectividad de la aerolínea Aeroflot, que también dejó de volar a Cancún a principios del 2016.

La directora de la agencia comentó que la caída de este mercado implica una pérdida económica importante, pues el gasto promedio del viajero ruso en el Caribe mexicano era de 200 dólares diarios. Antes del 2015 se llegaron a recibir cerca de 100,000 rusos en los principales destinos de Quintana Roo.

Datos de Mexico Link Travel (MLT), otra agencia especializada en turismo ruso, refieren que la aportación económica de este mercado era mucho mayor, pues el viajero tenía estancia en promedio de 12 días en México, con un costo del paquete vacacional de 7,000 a 8,000 dólares por persona y tours opcionales de 600 dólares.

Armina Wolpert, directora general de MLT, comentó en el 2013 para El Economista, justo cuando este mercado vivía sus mejores momentos para México, que cuando se hablaba de turismo ruso no sólo se trataba del viajero procedente de las principales ciudades, Moscú o San Petersburgo, sino de un mercado de rusohablantes de más de 600 millones de personas.

Además, en ese entonces Rusia era la sexta economía a nivel mundial, con un Producto Interno Bruto per cápita de 14,900 dólares anuales, que lo hacía un emisor de turistas de alto poder adquisitivo.

La directora de Mega Travel comentó que los menos de 10,000 rusos que siguen llegando a México y al Caribe mexicano lo hacen en conexión desde Cuba o desde Los Ángeles, ya que, insistió, se perdieron los vuelos directos y no hay planes en lo inmediato para recuperar esa conectividad porque actualmente esta ruta es muy poco rentable.

En descenso

El Sistema Integral de Información de Mercados Turísticos, de la Secretaría de Turismo, refiere que mientras en el 2013 el aeropuerto de Cancún llegó a recibir 90,448 viajeros rusos, para el 2014 descendió a 67,651 pasajeros.

Para el 2015 el descenso fue mucho más severo, al registrarse únicamente 16,014 ciudadanos, mientras que para el 2016, según el dato más actualizado, en septiembre se reportó únicamente la llegada de 9,556 pasajeros.

Velázquez Hernández dijo que autoridades en materia turística no buscan reforzar la promoción y lograr revertir la tendencia.

jvazquez@eleconomista.com.mx