Cancún, QR. Del 9 al 11 de mayo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó operativos de inspección en Akumal, en Tulúm, Quintana Roo; como resultado, la dependencia ha clausurado 11 desarrollos turísticos en la zona.

Este martes, la Profepa colocó sellos de clausura por impacto ambiental y forestal a las obras y desarrollos del hotel Villas Akumal , así como al denominado Lote 28 , de la zona conocida como Tulsayab.

Durante el operativo, la dependencia encontró que las instalaciones del hotel Villas Akumal no cuentan con autorizaciones oficiales expedidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para establecerse, operar y descargar sustancias contaminantes en zonas de manglar.

El hotel está conformado por 26 departamentos de dos plantas cada una con baños, terrazas, balcón y andador, dos albercas, oficinas administrativas y 10 registros de aguas residuales en una superficie de 4,472 metros cuadrados, los cuales no cuentan con autorización en materia de Impacto Ambiental, motivo por el cual fue clausurado.

En el caso del Lote 28 de la zona de Tulsayab, la Profepa determinó que se removió el manglar en 1,462 metros cuadrados, para la construcción de cisternas, bodegas, dormitorios y bardas sin presentar autorización de cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

La dependencia afirmó que tanto el hotel Villas Akumal como la obra en el Lote 28 afectaron los ecosistemas de manglar caracterizado por Mangle Rojo (Rizophora mangle), Mangle Blanco (Laguncularia racemosa) y Palma Chit (Trhinax radiata), especies enlistadas como amenazadas en la Norma Oficial Mexicana 059-SEMARNAT-2010 y cuya recuperación es importante por los servicios ambientales que aportan.

Las afectaciones pueden ser sancionadas hasta con 50,000 salarios mínimos, o 3 millones 650,000 pesos, de acuerdo con la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

En la mira

La Profepa también inició la inspección a instalaciones del Hotel Sueños para determinar el grado del daño a la playa de Tulum por verter aguas residuales.

Con esta última acción se pretende deslindar responsabilidades por la afectación del ecosistema marino, así como a la duna y al matorral costero, toda vez que se localizó un ducto de PVC que vierte aguas residuales directamente al mar, por lo que se busca valorar el grado de afectación ecológica , precisó la dependencia en un comunicado.

Profepa también emprendió acciones en contra de la Plaza Ukana por la excavación, colocación de cimentaciones y construcción de un muro perimetral en la zona de duna costera.

[email protected]