Juguetes pirotécnicos hechos por manos mexiquenses se exportarán a Estados Unidos, ante la aproximación del Día de la Independencia –el 4 de julio-, fecha en la que ese país gasta en promedio 360 millones de dólares en diferentes tipos de fuegos artificiales.

El director del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia (Imepi), Carlos Sedano Rodríguez, dijo que a pesar de la amplia oportunidad de introducirse al mercado estadounidense, no todos los productos pirotécnicos del Estado de México se han logrado exportar debido a la falta de calidad de los mismos; de ahí, que sólo 13 de los 2,800 productores surten a ese mercado.

Afirmó que las ventas alcanzadas por ese festejo en el vecino país superan las registradas en México, las cuales fluctúan entre los 800 y 1,700 millones de pesos.

Tenemos un mercado que, sólo el 4 de julio, consume 360 millones de dólares; sin duda, es un mercado en el que debemos penetrar con calidad de productos , agregó.

Destacó que alrededor de 40,000 mexiquenses dependen de esta actividad, cuya derrama económica asciende a 1,250 millones de pesos; de ahí, la importancia de impulsar la exportación de los productos pirotécnicos del estado, que se fabrican principalmente en el municipio de Tultepec.

SE ENFRENTAN AL DRAGÓN

Enfrentarse a productos de China, Alemania, Francia e Italia obliga al Imepi a capacitar a los artesanos pirotécnicos, quienes en la última década han luchado por entrar al mercado internacional, sobre todo, al estadounidense.

Precisó que, con este objetivo, buscan una mejora tecnológica para la fabricación del producto: pretenden introducir el cerillo electrónico, modificar las técnicas de empaque para evitar accidentes y exhibir los piromusicales con toda seguridad.

Tenemos la capacidad para atender un porcentaje de la demanda de EU; sin embargo, el producto pirotécnico mexiquense no alcanza la calidad solicitada por esa nación , comentó.

Por último, Sedano Rodríguez dio a conocer que en tanto logran adentrarse a ese mercado, el Imepi trabaja con 40 productores para posicionar sus artículos en algunas tiendas, al tiempo que las exportaciones sin documentación continúa hacia países de Centroamérica, como es el caso de El Salvador y Guatemala.

estados@eleconomista.com.mx