Monterrey, NL. El traslado de 31 dependencias federales a los estados implicaría que en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2019 se consideren partidas como la de servicios personales para el pago de salarios y de servicios generales para arrendamiento de edificios, indicó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

“Desconozco exactamente cuáles serían los recursos que van a destinar, pero normalmente los sueldos se pueden pagar en la Ciudad de México o en el interior de la República, en el rubro de servicios personales”, indicó.

“Por parte de servicios generales, muchos de los edificios de la Federación que están en la Ciudad de México son rentados, entonces con esos recursos se pagaría la renta en algún otro estado”, destacó el especialista.

El inconveniente, dijo, sería que se decida la construcción de edificios, pues eso lleva una inversión importante.

En este contexto, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), comentó durante su gira de agradecimiento en Ciudad Obregón, Sonora, que “va a funcionar desde Obregón, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación”.

También, durante una reunión que sostuvo con empresarios de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León a principios de septiembre, afirmó que Monterrey será la sede de la Secretaría de Economía; sin embargo, no abundó sobre la logística y costo del traslado.

Cabe recordar que en el Proyecto Nación 2018-2024, AMLO estimó que la descentralización tendría un costo de 125,000 millones de pesos, más 250 millones de pesos para estudios preliminares.

Por etapas

“Una parte sustancial de la operación y de la dirección de las dependencias es que migren de manera conjunta hacia su nuevo lugar, porque se requiere de una coordinación muy fuerte, o por lo menos tener una comunicación ágil y muy rápida”, agregó José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

En ese sentido, añadió, es necesario analizar a profundidad qué tan factible es la descentralización, que tendría que ser por etapas y muy probablemente gradual, porque los mandos operativos tienen que estar cercanos a los directivos y hay cierta coordinación que debe darse entre las dependencias.

No obstante, puso énfasis en que se requiere una partida presupuestal suficiente para hacer los movimientos, que implican el traslado de vivienda, entre otros factores.

“De momento tendría que observarse que dentro de las prioridades para generar el crecimiento económico y el desarrollo social realmente está el de mudar las dependencias hacia otros lugares del país”, expuso el especialista.

estados@eleconomista.mx