Cancún, QR. El presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya, Conrad Bergwerf, dio a conocer en conferencia de presa que durante el primer semestre del año en curso disminuyó 2 puntos porcentuales la ocupación en la Riviera Maya, lo que equivale a más de 1,000 cuartos sin ocupar.

El dirigente hotelero dijo que se si bien el sargazo es la problemática más visible, también entran en juego otros factores, como la falta de promoción y las noticias de violencia que siguen afectando a los principales destinos del Caribe mexicano.

Pese a la baja, aseguró que la ocupación que se ha logrado mantener es positiva, pues los retos que enfrenta la industria turística en Quintana Roo podrían haber reflejado caídas más significativas si los hoteleros se hubieran quedado cruzados de brazos.

Actualmente, la oferta hotelera en la Riviera Maya asciende a 47,287 habitaciones, distribuidos en 420 hoteles.

“El contar con casi 82% de ocupación es algo positivo, es un porcentaje que ya quisieran algunos de los principales destinos de nuestro país y del Caribe, y más aún si destacamos que Quintana Roo sigue siendo atractivo para invertir por grupos hoteleros, los cuales en el último año sumaron alrededor de 5,000 habitaciones nuevas en el Caribe Mexicano”, precisó el dirigente hotelero.

Refirió que otro aspecto satisfactorio en el balance del primer semestre del año en curso es el aumento de más de 2% en el tráfico de pasajeros y turistas hacia los destinos de Quintana Roo; el Aeropuerto Internacional de Cancún reportó un movimiento de 13.2 millones de pasajeros domésticos e internacionales en el periodo de referencia, comparado con los 12.9 millones alcanzados en igual lapso del 2018.

“Si bien vivimos un momento de contracción económica en nuestro país, el sector hotelero comprende los retos y asume la corresponsabilidad de trabajar de la mano con el gobierno, para cambiar el enfoque de gestión pública que garantice el desarrollo sostenible de México y de Quintana Roo”, señaló Conrad Bergwerf, quien precisó que la Riviera Maya alcanzó un total de 6 millones 917,857 cuartos/noche ocupados en la primera mitad del año.

En cifras

De acuerdo con la agrupación, de enero a junio, en Playa del Carmen se registró una ocupación promedio de 76.8%, mientras que en los centros de alojamiento ubicados en Playacar fue de 84.8 por ciento. Los hoteles con operación Todo Incluido mostraron una demanda de cuartos de 83.6% en comparación con 71.5% alcanzado por el alojamiento en Plan Europeo. Los hoteles pequeños presentaron en este mismo periodo una ocupación promedio de 65.3 por ciento.

El dirigente hotelero destacó que en el mes de mayo la ocupación general fue de 80.6%, 3 puntos porcentuales por debajo de lo registrado en el mismo mes del 2018, lo cual atribuyó a las imágenes de sargazo inundando las playas de todo el corredor turístico de la Riviera Maya.

Lanzó un llamado a las autoridades para atender las principales áreas de oportunidad detectadas, integrándolas a sus planes de gobierno, a fin de garantizar que México y sus destinos turísticos sigan siendo punta de lanza en el Caribe.

“La Riviera Maya es el destino turístico más competitivo del país. Su extensa oferta turística incluye sol y playa, arqueología y cultura. Las empresas establecidas en la Riviera Maya somos la imagen que nuestros visitantes tienen de nuestro país”, concluyó.

Indispensable, atender problema de sargazo

Sector náutico reporta afectaciones

Cancún, QR. El sector náutico se encuentra entre 7 y 8 puntos porcentuales por debajo de las expectativas en esta temporada de verano, lo cual atribuyen principalmente a la excesiva presencia de sargazo en las playas del estado, aseguró Iván Ferrat Mancera, presidente de Asociados Náuticos de Quintana Roo.

“Estamos ahorita a 88% de ocupación en nuestras embarcaciones, cuando el año pasado a estas alturas de la temporada alcanzábamos 95 o 96%; sí se está sintiendo una baja en la actividad a raíz del sargazo y otros temas como la inseguridad que todos conocemos”, dijo.

Añadió que en “algún momento del año se detectó que se corría el riesgo de que muchos turistas cambiasen de último momento su destino vacacional, pero más recientemente durante la actual temporada de verano muchos turistas que ya decidieron venir al Caribe mexicano simplemente están optando por no salir de sus hoteles”.

Ferrat Mancera aseveró que el gasto promedio de un turista foráneo es de alrededor de 300 dólares en actividades náuticas, lo cual representará una pérdida cada vez mayor en tanto siga transcurriendo la temporada alta.

A ello se suma que algunas embarcaciones están sufriendo descomposturas, ya que el alga está afectando los sistemas de enfriamiento de las embarcaciones, las cuales succionan agua de mar para mantener bajas temperaturas.

“El sistema de enfriamiento es a base de la succión de agua de mar; al toparse con una mancha de sargazo, las embarcaciones succionan no sólo agua sino una gran cantidad de algas. Esto ha provocado incluso que algunos waverunners hayan tenido de plano que dejar de operar en zonas donde hay presencia masiva de sargazo”, explicó.

[email protected]