Puebla, Pue. Alrededor de 96 empresas de autopartes afiliadas a la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) están siendo afectadas por las obras del segundo piso de la autopista México-Puebla y del distribuidor del anillo periférico que se conecta con esa carretera.

El presidente local de ese organismo empresarial, Erich Junghanns Diestel, dice que pese a que las afectaciones ya llevan varios meses, las autoridades estatales y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no les han planteado una solución para agilizar la circulación.

Detalla que 80% de las autoparteras están fuera de la zona industrial donde está la planta Volkswagen de México, por lo cual sus tiempos de entrega se han incrementado de 40 minutos a más de una hora y media, y con ello los costos de logística se elevaron hasta 200%, lo cual significa penalizaciones para las firmas, ya que operan bajo el esquema just in time, por cual no pueden fallar en cubrir los pedidos de materiales, pues significa dejar de producir un vehículo.

Junghanns Diestel menciona que a sus afiliados les preocupa que todavía no se tengan alternativas, cuando debe ser prioridad generar las menores afectaciones posibles, sobre todo para las proveedoras que están en parques industriales de San Martín Texmelucan, Puebla y Amozoc.

En una ocasión anterior, la Canacintra dio a conocer que se verían afectados cerca de 150,000 empleados de los parques industriales Finsa, Bralemex, Resurrección y Puebla 2000, donde están instaladas firmas como Faurecia, Seglo Logistics, Benteler y T-Systems.

Se agravará la situación

Ante ello, considera urgente una respuesta de las autoridades, ya que cuando inicie la construcción de las estructuras que soportarán al viaducto, se verán afectadas más empresas de otros sectores que se encuentran en las zonas fabriles pegadas a la autopista y principalmente donde se desarrollan las obras, incluidas las del distribuidor 9 del anillo periférico, el cual se comenzó a mediados del 2014.

Preven afectaciones a corto y mediano plazo

Serán dos años complicados para las empresas por la edificación del segundo piso y que para las autoparteras representan afectaciones en operaciones de logística a corto y mediano plazo , refiere Junghanns Diestel.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Carlos Montiel Solana, dio a conocer que ya han enviado oficios a las autoridades para solicitar que se presenten programas de ejecución de las obras, en donde se indique en dónde se trabajará y cuáles serán las vías alternas para que a su vez tomen previsiones las fábricas.

Expone que las obras alternas del segundo piso, que son terracerías y ampliaciones de la autopista en algunos tramos, implicará que algunas empresas deban ceder parte de sus tierras, como ha ocurrido con el distribuidor 9 del anillo periférico que se conecta con esta carretera.

Los trabajos del segundo piso de la autopista iniciaron en agosto pasado, con un costo de 10,000 millones de pesos, y se prevé que la obra sea entregada en julio del 2016 por parte de las empresas Obrascon Huarte Lain (OHL) y Pinfra.

miguel.hernandez@eleconomista.mx