Querétaro, Qro. El regreso a clases presenciales incentivaría el consumo interno y, por ende, la recuperación económica del sector terciario.

Retornar a las aulas significaría un impacto positivo en el sector papelero y en general en la economía local, por contrario, si el estado regresa a más restricciones sanitarias –o retrocede del Escenario A al B– impactaría el consumo local, expuso el presidente de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) delegación Querétaro, Fabián Camacho Arredondo.

“Tendría un impacto positivo en el sector papelero, pero al mismo tiempo en la economía local (…) En condiciones donde es probable que el Escenario B genere un retroceso, al mismo tiempo tendría un impacto en cuestión de consumo y de derrama económica”, puntualizó.

El dirigente de la cámara confió en que se avance hacia un regreso a clases alternado que permita reactivar al sector papelero e incrementar el consumo interno. Destacó que este sector se ha visto impactado con un descenso en ventas ante el aumento en contagios y el riesgo de retornar a las aulas. 

“Confiamos en la que el regreso a clases como se ha manejado en algunos espacios; voluntario, alternado, pueda reactivar este sector en cierta medida para genera incentivos para que puedan tener un proceso de reactivación económica, en el cual en días recientes no se han visto favorecidos al no haber esta dinámica de regreso a clases”, expuso.

Durante el primer semestre del año el comercio local experimentó un alza de 6% en las ventas promedio en comparación con el mismo periodo del año pasado, porcentaje que  es positivo frente a la caída en ventas que tuvieron en el inicio de la pandemia de Covid-19, particularmente en el segundo trimestre del año pasado.

Fueron ingresos directos para el sector terciario, comercio, servicios y turismo en términos generales, es un dato positivo comparado con el que el año pasado el sector terciario fue el más afectado”, explicó.

Incentivar consumo local

En torno al proceso de recuperación económica del sector y de las variaciones al alza en la inflación, el comercio local plantea que en el estado se apueste por promover el consumo tanto local como regional.

El aumento en el precio de insumos básicos, expuso, hace ver la necesidad de que se fortalezca el suministro de productos que pueden adquirirse tanto a nivel local como regional, detectando aquellos productos con los que podrían sustituir importaciones.

“La necesidad de fortalecer un ejercicio que promueva el suministro de materias primas, que puedan devenir de espacios logísticos más cercanos y asequibles para poder amortizar. Seguimos promoviendo mucho el desarrollo de proveedores locales, regionales, para que estos impactos inflacionarios, que devienen de una dinámica internacional, al momento de poderlos sustituir por productos de calidad que devengan del comercio local y de productores locales, se puede generar un blindaje parcial para este tipo de fenómenos inflacionarios”, manifestó.

Actividades terciarias

Durante el cuarto trimestre del 2020 las actividades terciarias decrecieron 3.8% anual, variación que da una referencia del comportamiento de ramas dedicadas a la distribución de bienes y actividades vinculadas con operaciones de información y de activos, de acuerdo con el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE).

En el desarrollo de estas actividades también influyeron los servicios afines al conocimiento y experiencia personal; asimismo, los relacionados con la recreación y con la parte gubernamental.

Con base en el comportamiento que tuvo esta actividad a lo largo del 2020, el sector terciario registró una caída de 7.7% a tasa anual.

estados@eleconomista.mx