Puebla, Pue. El presidente local del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Montiel Solana, consideró que es momento de que se analice la posibilidad de cambiar el aeropuerto de Puebla a otro lugar, si sus condiciones de ubicación actual por estar cerca del volcán Popocatépetl son limitantes para crecer a futuro en atraer más vuelos.

Admitió que esta terminal aérea se encuentra en el municipio de Huejotzingo, a 30 minutos de la Angelópolis, no ha sido funcional y, por ello, actualmente está subutilizado, incluso para el tema de operaciones de carga.

De hecho, indicó el presidente de CCE en Puebla, en la agenda empresarial que presentaron en campaña a los candidatos a la gubernatura de Puebla, cuya ganadora fue la panista Martha Erika Alonso Hidalgo, se pidió que en primera instancia se plantee un proyecto a fin de dinamizar la actividad del actual Aeropuerto Internacional Hermanos Serdán.

“Tenemos asientos en el consejo que maneja el aeropuerto (...) Hemos venido mejorando en vuelos y movilidad de usuarios, pero no lo que quisiéramos. Por ello si se tiene la oportunidad de explorar otras opciones, habría que empezar a estudiarlas para poder aspirar a una terminal de mediana envergadura”, expresó.

Insistió en que la cercanía con el volcán imposibilita tener un crecimiento con mayor celeridad de las operaciones, debido a que cada vez que hay fumarolas la ceniza complica el aterrizaje y despegue de aviones, pues los motores corren el riesgo de resultar afectados, lo cual no conviene a una empresa.

Montiel Solana manifestó que también se trata de un tema de seguridad de la aviación, que se debe tomar en cuenta para pensar en analizar la reubicación por parte de las autoridades estatales y el organismo descentralizado Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) que tiene la concesión a 50 años.

No obstante, puntualizó, lo primero es empujar a que el aeropuerto actual tenga más rutas que contribuyan a una mejor conectividad con los de otros estados y atraer más vuelos internacionales, pero si no, considerar otra opción.

El líder empresarial espera que el punto de vista de su organismo que agrupa a 25 cámaras, “no se eche en saco roto”, cuando se tiene oportunidad de atraer más vuelos por la ubicación estratégica de la entidad para la zona centro del país.

Antecedente

La terminal aérea fue inaugurada el 18 de noviembre de 1985 y desde el 2001 estaba concesionada a la Operadora Estatal de Aeropuertos para su operación y desarrollo, la cual era propiedad del empresario Ricardo Henaine Mezher; sin embargo, el 29 de noviembre del 2011, el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas extinguió por decreto esa operadora debido a incumplimientos.

La decisión en ese entonces se tomó por una recomendación de la Secretaría de la Función Pública y la Contraloría local, que realizaron una auditoría conjunta en la que encontraron algunas irregularidades por parte del socio privado.

Entre las que se refieren es el adeudo de 50 millones de pesos, tomar decisiones unilaterales aun cuando debía incluir al gobierno estatal y ASA, así como haber conformado de manera ilegal un consejo de administración.

Desde octubre del 2014, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes oficializó la entrega de la terminal aérea a su organismos descentralizado ASA mediante la concesión por 50 años.

Tras tomar el control tuvo que hacer una fuerte inversión de 70 millones de pesos para arreglar la pista, calle de rodaje, plataformas y zonas de seguridad, lo cual ayudó a optimizarlo y, con ello, atraer más vuelos, entre los cuales destacan Dallas, Monterrey y Guadalajara, estos dos últimos que se retomaron tras la quiebra de Mexicana de Aviación, todos gestionados por el gobierno estatal.

También tiene las rutas Puerto Vallarta, Cancún, Tuxtla Gutiérrez y Tijuana, mientras que el otro vuelo internacional que se oferta es el de Houston.

Doble dígito

De acuerdo con información de ASA, la terminal Hermanos Serdán registró durante los primeros nueve meses del presente año un incremento de pasajeros de 35.3%, movilizando a 494,988 usuarios, comparado con el mismo periodo del 2017.

La encargada de la administración de dicha terminal aérea espera cerrar el presente año con una cifra superior a los 600,000 pasajeros atendidos.

estados@eleconomista.mx