Ante la presencia de unas 1,200 personas, el presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), César Nava reiteró que ese partido defenderá el voto en la entidad, particularmente en Mérida, pero afirmó que su lucha será pacífica.

El líder del blanquiazul señaló a dos culpables de la debacle panista en ese estado: la gobernadora Ivonne Ortega y el Instituto electoral local.

Bajo una pertinaz lluvia, el mitin se desarrolló con una serie de incidentes, como el retraso en su comienzo de más de una hora y problemas con el audio, que finalmente fueron resueltos.

Piden revisar resultados adversos

Por su parte, el diputado local Julio Garrido Rojas, del Partido Acción Nacional (PAN), planteó la necesidad de analizar las circunstancias que generaron el descenso en los niveles de votación que obtuvo el blanquiazul en los comicios del pasado domingo.

El legislador de la corriente interna Renovación y quien fue desconocido por su bancada como representante panista, expuso que es indispensable saber 'por qué a pesar de que (casi) 20 años se dotó de buenos servicios a los ciudadanos, hay un aparente resultado adverso para su partido en la capital del estado'.

Garrido Rojas sugirió una revisión a los triunfos inobjetables del PAN en Tizimín, Kanasín y Peto, 'donde los militantes se pusieron de acuerdo y trabajaron unidos para obtener la victoria, además de que los ciudadanos quitaron la confianza a sus adversarios del PRI'.

El legislador llamó a no establecer que 'la derrota del PAN se debe a una elección de Estado, pues también hubo factores internos que contribuyeron para que perdiera'.

Se pronunció por 'un análisis serio' del trabajo de la directiva estatal panista, dado que se tienen resultados adversos por tercera vez consecutiva, pues antes se suscitaron en los comicios de 2007 y 2009.

apr/ Con información de Milenio TV y Notimex