Standard & Poor’s asignó la calificación de riesgo crediticio de largo plazo, en escala nacional, de mxAA al municipio de Monterrey, en Nuevo León, con perspectiva Estable.

La calificación considera la economía del municipio, que es más grande y diversificada que sus pares nacionales. La empresa espera que las prácticas financieras satisfactorias mantengan un desempeño presupuestal promedio; así como una adecuada posición de liquidez.

Asimismo, la calificación refleja también una flexibilidad financiera promedio y bajos pasivos contingentes. Por otro lado, está restringida por una evaluación de deuda promedio, pero que es mayor a sus pares nacionales, además del marco institucional de los municipios del país que es volátil y desbalanceado.

La calificadora expuso, a través de un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, que Monterrey es la capital de Nuevo León, en el cual se concentra 32% de su economía. El Producto Interno Bruto (PIB) per cápita del municipio es superior al de ciudades como Mérida, Querétaro, Torreón o Saltillo. Estima que como zona metropolitana, Monterrey, con 9% del PIB nacional, está sólo por debajo de la zona metropolitana del Valle de México (28%) y por encima de la zona metropolitana de Guadalajara (7%).

La economía de Monterrey se enfoca en actividades manufactureras (36% de su economía), aunque sus subcomponentes están suficientemente diversificados, siendo las actividades de metalúrgica básica (11% de su economía) y la producción de alimentos y bebidas (12%) las más importantes.

Podríamos esperar cierto impacto en la economía de Monterrey si los resultados de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte son adversos; no obstante, Monterrey y Nuevo León tienen una economía más diversificada que sus pares fronterizos. Estimamos que las exportaciones de Nuevo León representaron 42% de su PIB en el 2015, por debajo de Baja California (118%), Sonora (53%), Chihuahua (123%), Coahuila (94%) o Tamaulipas (80%) .

Standard & Poor’s aseveró que antes de la fecha prevista por la Ley de Disciplina Financiera, Monterrey está implementando metodologías para presentar presupuestos anuales más realistas y proyecciones multianuales, además, busca lograr un resultado fiscal balanceado o positivo en el 2017.

[email protected]