El Instituto Queretano de las Mujeres (IQM) planea contar con una casa de transición para apoyar a las mujeres víctimas de violencia.

Karen Giselle Santillán Prado, directora del área de atención del IQM, dijo que actualmente se cuenta con un refugio, donde se brinda apoyo a las mujeres víctimas de violencia por un periodo de tres meses máximo.

Sin embargo, es necesario contar con una casa de transición para que, posteriormente a la atención brindada, se siga proporcionando ayuda psicológica y legal, y que de esta manera las mujeres víctimas eviten regresar con los agresores.

Es necesario contar con casas de transición, que sería posterior a los refugios, que también operan bajo un modelo. Que las mujeres puedan salir del refugio y se hospeden en las casas cuando comienzan a percibir dinero y pueden empezar a vivir una vida libre de violencia, con una plataforma económica, que es el principal indicador de regresar con el agresor (dependencia económica) , dijo.

Explicó que, a pesar de que el índice de regreso de las mujeres con los agresores ha logrado disminuir de 70 a 32%, aún se cuenta con que la principal causa es la dependencia económica.

El refugio de mujeres -recordó- tiene capacidad para atender a cerca de 15 mujeres.

La Directora de atención del IQM sostuvo que los refugios son como casas de seguridad para las mujeres, donde se proporcionan herramientas para que las víctimas de violencia puedan comenzar a formar una vida libre de violencia.

Para el proyecto de la casa de transición, la aportación económica deberá de ser estatal en su mayoría, indicó Karen Santillán Prado, por lo que esperarán el próximo año para determinar el costo de adquisición.