Tijuana, BC. Al menos 100,000 mexicanos agrícolas con visa para trabajar en Estados Unidos están en la incertidumbre debido a las amenazas que lanzó el presidente de ese país, Donald Trump, de limitar o incluso cancelar los permisos laborales para extranjeros.

De acuerdo con investigadores del Colegio de la Frontera Norte (Colef), el posible escenario para esa fuerza de trabajo dentro de territorio mexicano también sería un problema, debido a la falta de fuentes de empleo con salarios competitivos.

El investigador y especialista demográfico del Colef, Luis Enrique Calva, explicó que en el 2015 Estados Unidos entregó cerca de 120,000 visas de trabajo de diferentes categorías, de las cuales, 102,000 fueron tipo H2A, que son utilizadas para trabajadores de los campos agrícolas.

Dichos permisos solamente son temporales y se entregan a hombres y mujeres que cruzan la frontera, contratados por ranchos agrícolas estadounidenses para pizcar en las parcelas de diferentes estados de aquella nación.

El problema es que Trump no ha sido claro sobre las restricciones que quiere imponer a las visas de trabajo, pero estaríamos ante un problema laboral muy fuerte, porque el Estado mexicano no ha mostrado capacidad para crear los espacios laborales que se necesitarían .

Al respecto el investigador del Colef en Tijuana, Rodolfo Cruz, dijo que 70% de su fuerza laboral de la industria agrícola en California -Estados Unidos- está conformado por migrantes que cuentan con este tipo de permiso y que cada temporada cruzan la frontera para trabajar en los campos y luego regresar a sus lugares de origen.

Es muy difícil cancelar estas visas porque: pensemos en el problema que va a causar laboralmente para estas personas, pero también en la actividad económica de su propio país, porque las visas de trabajo son para la mayoría de empleos que ningún estadounidense quiere hacer .

Decisión concreta

En tanto, el presidente de la Asociación de la Industria Maquiladora de Exportación (Index) Tijuana, Luis Manuel Hernández González, indicó que mientras no haya una decisión al respecto la instrucción es mantener la calma y ser prudentes.

No podemos esperar que salga algo en Twitter para dar una opinión. (Sobre) lo saque en regla vamos a poder opinar; ahorita se está cerrando las puertas solo, pero tenemos que ver qué hay detrás de esto .

Advirtió que en cualquier frontera es común que empresarios tengan visa de trabajo, pero en Baja California jornaleros del Valle de Mexicali y San Quintín son los que principalmente resultan contratados para la pizca en los campos al otro lado de la frontera y quienes podrían verse más afectados.

estados@eleconomista.mx