Tijuana, BC. El comercio fronterizo de autos usados está a la expectativa de reunirse, esta semana, con el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, donde esperan obtener una prórroga al decreto de importación de vehículos de terceros países, así como reducir los precios estimados.

Gilberto Leyva Camacho, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Tijuana, comenta que esta reunión es gestionada junto con el gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid.

El líder de los comerciantes dijo que la fecha tentativa es el próximo miércoles 14 de enero, aunque aún está por confirmarse.

Esperamos que nos reciba antes del 15 de enero, porque estamos al borde de la desaparición, pero además se trata de un problema de la ciudadanía en general, que no podrá importar sus autos , señala.

Y es que el pasado 31 de diciembre vencieron los decretos VF y C2 para la importación definitiva de autos usados, de los cuales el primero fue prorrogado por un año más, pero sólo para autos con 10 años de antigüedad y provenientes de EU y Canadá.

Mientras que el decreto C2, correspondiente a la importación de vehículos procedentes de terceros países, es decir, europeos y asiáticos, no fue prorrogado, aún cuando para el comercio fronterizo representa 40% de las ventas.

Son los carros que la gente busca, como los japoneses, por ser económicos, de calidad y ahorradores de gasolina; sin embargo, vemos un problema social con esto si no se permite la importación de estos carros , advierte el dirigente de la Canaco.

Refiere que de por sí se estima que más de 500,000 vehículos circulan en Baja California de manera ilegal, con placas norteamericanas, los denominados carros chocolate .

Esa cifra se podría hasta duplicar. Entonces, queremos que el gobierno se flexibilice y entienda que en la frontera la gente trabajadora necesita un carrrito en qué moverse, que no es un lujo, y no se tienen las condiciones para comprar en una agencia un carro nuevo , apunta.

Reducción de precios

Además de solicitar al secretario de Hacienda la prórroga del decreto C2, los comerciantes piden que se reduzcan o desaparezcan los precios estimados que se aplican en las importaciones desde el 2009, ya que éstos incrementaron los costos hasta en 400%, al no tomar en cuenta el valor factura del vehículo.

Este problema no es exclusivo de Baja California, sino de toda la frontera hasta Tamaulipas, por lo que esperamos tener una respuesta positiva , dice.

scervantes@eleconomista.com.mx