El impuesto por Tenencia de vehículos dejó en 2015, un total de 692 millones de pesos a las arcas estatales, apenas 5% de los 16,374 millones de pesos que se recaudaron por el mismo concepto en 2011, último año en que el gravamen dejó de ser federal y se traspasó la facultad de cobrarlo o no, a las entidades federativas.

Actualmente, 15 entidades continúan recaudando por este concepto o bajo la categoría de refrendo. Se trata de Aguascalientes, Baja California, Campeche, Ciudad de México, Coahuila, Durango, Guerrero, Hidalgo, México, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, Tamaulipas y Tlaxcala.

Un total de 12 lo han quitado: Morelos, Jalisco, Baja California Sur, Chihuahua, Guanajuato, Michoacán, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Chiapas, Tabasco y Yucatán (estas últimas tres apenas fue en 2016).

Y finalmente, cinco entidades subsidian el gravamen: Colima, Puebla, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas.

Guerrero es el estado que más recaudó por este concepto durante 2015, al captar 445.2 millones de pesos, que equivale a 64% del total.

Mientras que Yucatán es el que menos recaudó, al captar tan solo 3,398 pesos.

En tanto, la Ciudad de México, que cuenta con el mayor parque vehicular del país, estimado en más de 4.6 millones de autos, recaudó apenas 33.2 millones de pesos por Tenencia durante 2015, ya que los vehículos cuyo costo es menor a 250,000 pesos están exentos de este cobro.

Momento de revivirla

Ante la caída de 8% que registró en el primer bimestre del 2016, la Recaudación Federal Participable (RFP), y frente al aumento explosivo del parque vehicular, lo que ha provocado contingencias en el Valle de México y otras metrópolis como Guadalajara, el 2017 podría ser un buen año para renovar el impuesto o eliminar el subsidio que algunos estados aplican, coincidieron especialistas.

La directora de ARegional, Flavia Rodríguez, explicó que los ingresos de los gobiernos subnacionales van a seguir cayendo ante un descenso de las participaciones federales, debido a su vez a la baja del precio del petróleo, por ello los estados deberían ver cómo aumentar su fiscalización para incrementar los impuestos y además controlar y reducir sus gastos.

La especialista indicó que el problema con eso (suprimir la Tenencia) es que no debieron quitarla, (ya que) una vez que la quitan está más difícil volverla a instalar .

Y ejemplificó que los estados con mayores recursos no han quitado la Tenencia, con excepción de Baja California Sur .

Es un impuesto progresivo de lo mejor , atajó.

Cobran poquito

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), algunas entidades que ya no cobran Tenencia siguen registrando ingresos en este rubro debido a adeudos de los contribuyentes por este concepto o a que cobran refrendos que son registrados como Tenencia.

Al primer bimestre de este año, las entidades habían recaudado 68.5 millones de pesos por Tenencia vehicular, lo que representa una caída de 62%, respecto de los 174.8 millones obtenidos en el mismo periodo del año pasado.

Podrían volver a implementarla

En tanto, Jorge Ramírez, coordinador de proyectos en el Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac), comentó que la Tenencia es una política deseable, sobre todo para reducir el uso del automóvil y las externalidades negativas que genera, como la congestión vehicular, la polución y la existencia del efecto invernadero.

Se pueden usar dos mecanismos: uno es el correcto precio de la gasolina que es aquel que refleja los efectos sociales del uso del automóvil y del transporte, y el otro es por ejemplo estos costos que se asocian al uso del automóvil como los parquímetros, la Tenencia, que sí ayudan a reducir su uso , comentó el especialista.

La renovación del gravamen al uso del auto podría verse hasta el 2017, pues ningún impuesto que establezcan se puede aplicar este año, tiene que ser aprobado por el congreso , explicó Rodríguez.

rosalia.lara@eleconomista.mx