Puebla, Pue. Las 15 empresas afiliadas a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Puebla quedaron fuera de la primera etapa de las obras del segundo piso de la autopista Puebla-México, al no lograr un acuerdo con OHL y Pinfra, las empresas encargadas del proyecto del viaducto elevado.

El presidente local de ese organismo, Alberto Ramírez y Ramírez, expuso que entre los motivos para no alcanzar los contratos fueron precios unitarios, tiempo de pago y el tema contractual con los sindicatos.

Sin embargo, mencionó que una empresa poblana no afiliada a la cámara es la que está participando en las obras iniciales; sin embargo, no reveló su nombre.

Los constructores afiliados que buscaban participar en la obra se habían integrado en tres grupos con recursos que iban de 100 hasta y 400 millones de pesos.

Esperamos que para la segunda etapa de los trabajos se pueda tener la intervención de constructoras locales , apunta. Ante el anunció del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas respecto a que la construcción del viaducto elevado se hará con material prefabricado, Ramírez y Ramírez comenta que ello habrá de reducir 20% la contratación de mano de obra y, por ende, la participación de las constructoras será menor.

[email protected]