Cancún, Qroo. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) denunció que el proyecto Dragon Mart sobrepasa la jurisdicción estatal y debe solicitar permisos de carácter federal en materia ambiental.

El organismo afirmó en un comunicado que se trata de un megaproyecto comercial, turístico y costero que incluye la construcción de una desalinizadora y se ubica sobre el sistema de aguas subterráneas de la península de Yucatán a menos de 3,500 metros de la costa y de un área natural protegida.

En tanto, ayer se cumplió el plazo autoimpuesto por los directivos e inversionistas de la firma Real Estate Dragon Mart Cancún para ingresar al ayuntamiento de Benito Juárez la solicitud para el permiso de construcción, sin que hayan acudido a palacio municipal a realizar el trámite.

El proyecto Dragon Mart, con inversión de 200 millones de dólares, incluye la construcción y operación de un complejo comercial, turístico y habitacional, que comprendería 3,040 locales, 722 viviendas, una planta desalinizadora ?-entre otra infraestructura-, en un predio de 561 hectáreas ubicado en un ecosistema costero a menos de 3,500 metros de la playa y del Área Natural Protegida Arrecife de Puerto Morelos.

RAZONES

En un largo documento, el Cemda informó que, de acuerdo con el artículo 28 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, la evaluación del impacto ambiental es el procedimiento a través del cual la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales establece las condiciones a las que se sujetará la realización de obras y actividades que puedan causar desequilibrio ecológico o rebasar los límites y condiciones establecidos en las disposiciones aplicables para proteger el ambiente y preservar y restaurar los ecosistemas, con el fin de evitar o reducir al mínimo sus efectos negativos sobre el medio ambiente.

Gustavo Alanís, presidente del Cemda, expuso: Es claro que es un asunto federal y la Semarnat debe actuar al respecto. La Secretaría está obligada legalmente a exigirle a Dragon Mart que se someta a evaluación de impacto ambiental, en los términos de los artículos 16 fracción del REIA , insiste.

Tanto los directivos del Dragon Mart como el propio Instituto estatal de Impacto y Riesgo Ambiental han declarado que la naturaleza, ubicación y desarrollo del proyecto se ciñen a la observancia estatal, por lo que no es necesaria la tramitación de una Manifestación de Impacto.

jvazquez@eleconomista.com.mx